¿Qué pasó después? (Herramienta pedagógica)

De CNB
Saltar a: navegación, buscar

Volver a las herramientas pedagógicas del bloque 2

¿Qué es?[editar | editar código]

Es una herramienta para el desarrollo del pensamiento lógico y las destrezas básicas de aprendizaje por medio del juego, la lectura de imágenes, frases y oraciones.

¿Para qué sirve?[editar | editar código]

  • Para promover la cooperación por medio del juego.
  • Para ordenar hechos, eventos o situaciones siguiendo una secuencia lógica. Para diferenciar en sucesos sencillos de la vida cotidiana causa y efecto. Para iniciar la aplicación de estrategias para la comprensión escrita a través de la observación de imágenes, lugares y personajes.
  • Para ejercitar la escritura de palabras, frases y oraciones.

¿Cómo se hace?[editar | editar código]

  • Antes de iniciar el trabajo con los niños y niñas: seleccione previamente historias, historietas o sucesos de la vida diaria, elabore algunas escenas de esa historieta o suceso y recórtelas por separado. Inicie con 4 escenas.
  • Prepare por separado, frases u oraciones cortas que describan cada escena. Escríbalas en tiras de papel.
  • Coloque las escenas y las frases u oraciones en un sobre.
  • Prepare un sobre para usted, puede hacer las escenas y oraciones de tamaño grande.
  • Decida si trabajará con todo el grupo de niños y niñas o en pequeños grupos heterogeneos. Prepare sobres para cada grupo.
  • Narre a los niños y las niñas una historieta o evento de la vida diaria y pregúnteles si a ellos y ellas les ha sucedido algo parecido.
  • Reparta un sobre, de los que preparó, a cada grupo. Pídales que tomen las ilustraciones, que las observen y ordenen de lo primero a lo último que sucedió. Pregúnteles qué ilustración pusieron de primero y haga usted el ejercicio en un lugar visible (puede usar las mismas escenas en tamaño grande, para que todos y todas los niños y niñas lo vean) continúe así sucesivamente con las otras figuras, hasta completar la secuencia.
  • Ahora, pídales que saquen del sobre las frases u oraciones, que las relacionen con las ilustraciones y las coloquen al pie de las mismas.
  • Pregúnteles en qué orden colocaron las frases u oraciones y colóquelas al pie de la figuras de tamaño grande.
  • Motívelos a que repitan las frases y oraciones en forma coral por grupos. Pídales que inventen un título (de qué trata la secuencia, de qué tema se habla, otros), que lo copien en su cuaderno y luego copien las frases u oraciones de la secuencia.

¿Qué recursos se necesitan?[editar | editar código]

  • Ilustraciones, tomadas del periódico o dibujadas, frases y oraciones. Sobres elaborados o usados.
  • Papel manila
  • Marcadores

Aplicaciones[editar | editar código]

Pueden jugar a intercambiar otras historietas con otros grupos.

En el desarrollo:

  • Compartir los distintos títulos que les pondrían.
  • Que ellos y ellas escriban el texto de la historieta que puede ser un diálogo o descripción.
  • Que formen una historieta de material de lectura que está en sus libros, hagan las ilustraciones y escriban las frases u oraciones.
  • Puede dejar algunas de las palabras de las oraciones en blanco y que los niños y niñas las sustituyan.

Los niños y las niñas pueden agregar una ilustración al inicio, medio o final de la secuencia para cambiar la historia o buscar otros efectos. Los niños y las niñas pueden trabajar en forma individual o grupal, pensar y comentar qué pasaría si omiten una lámina o si la cambian de orden.

Niñas en mesa.jpg

Proceso mecánico mediante el cual se aprende a representar palabras y oraciones con la claridad necesaria para que puedan ser leídas por alguien que tenga el mismo código lingüístico. La escritura es la representación gráfica de nuestro lenguaje.

Término introducido por Le Boterf, entendido como los conocimientos, procedimientos y actitudes que es preciso emplear para resolver una situación. Unos son recursos internos, que posee la persona, tales como conocimientos, procedimientos y actitudes; otros son externos, como todo aquello (ordenador, diccionario, compañero, etc.) a lo que se puede acudir para resolver exitosamente una situación.

Crecimiento o aumento en el orden físico, intelectual o moral.