Parte I. La lectura - El cerebro y la lectoescritura

De CNB
Saltar a: navegación, buscar

Puedes verificar tu comprensión de esta lectura seleccionando este símbolo cuando lo veas:
Repasemos.png
El texto completo de la verificación de lectura para esta página está disponible aquí. Si usas este sitio de forma anónima los resultados son solo para ti y se borrarán una vez completes el repaso.

Si te inscribes en el programa de certificación y usas el sitio como usuario registrado podrás recibir insignias digitales siempre que respondas al menos 80% de las preguntas correctamente.
Revisa aquí las instrucciones sobre cómo hacerlo.


El estudio del cerebro ocupa un lugar importante en educación, especialmente en el abordaje de la lectoescritura. Para un maestro es muy valioso conocer acerca del cerebro y su relación con la lectoescritura, porque de esta manera podrá orientar mejor su aprendizaje y apoyar a quienes presentan alguna dificultad durante este proceso; además, podrá comprender cómo la lectoescritura estimula el desarrollo cognitivoPerteneciente o relativo al conocimiento. La dimensión cognitiva está formada por conceptos como construcciones o imágenes, que representan la realidad mediante clases o categorías. Está formada igualmente por un conjunto de procesos (percepción, memoria, lenguaje, pensamiento). A nivel más abstracto, también los principios, que relacionan o ligan determinados hechos o conceptos de un modo determinado. de los estudiantes.

Esmeralda Matute, doctora en neuropsicología y neurolingüística y miembro del Sistema Nacional de Investigadores (Nivel II) de la Academia Mexicana de las Ciencias, indica que estudios realizados muestran diferencias entre las capacidades cognitivas y la organización cerebral entre la población analfabeta y los adultos que saben leer y escribir. Con base en sus estudios, ella afirma que “el aprendizaje de la lectura afecta la organización cerebral y el desarrollo cognoscitivo.”

La lectura es aprendida, no es espontánea; en el aprendizaje de la lectura el estudio del cerebro ha proporcionado información útil. Por ejemplo, en la medida en que las palabras tienen significados diferentes según su escrituraProceso mecánico mediante el cual se aprende a representar palabras y oraciones con la claridad necesaria para que puedan ser leídas por alguien que tenga el mismo código lingüístico. La escritura es la representación gráfica de nuestro lenguaje. o pronunciación, se requiere que el cerebro trabaje de forma diferente. La lectura requiere de la interacción de varias partes del cerebro que, al interrelacionarse, forman un circuito cerebral.

¿Qué sabes ya?
Antes de empezar la lectura, reflexiona sobre tus conocimientos previos. Selecciona este vínculo.

Anatomía del cerebro y la lectura[editar | editar código]

Antes de continuar con el tema es importante explorar un poco la anatomía del cerebro. El cerebro se compone de dos partes más o menos simétricas a las que se les llama hemisferio derecho e izquierdo, cada una con funciones distintas; estas se comunican e intercambian información a través de un denso haz de fibras nerviosas llamado cuerpo calloso. La figura 3 muestra los elementos mencionados.

Hemisferio izquierdo
  • Se encarga de procesar las palabras y los números (capacidadTérmino utilizado, a menudo, como un saber hacer. Se suele aceptar que, por orden creciente, en primer lugar estaría la habilidad, en segundo lugar la capacidad, y la competencia se situaría a un nivel superior e integrador. Capacidad es, en principio, la aptitud para hacer algo. Todo un conjunto de verbos en infinitivo expresan capacidades (analizar, comparar, clasificar, etc.), que se manifiestan a través de determinados contenidos (analizar algo, comparar cosas, clasificar objetos, etc.). Por eso son, en gran medida, transversales, susceptibles de ser empleadas con distintos contenidos. Una competencia moviliza diferentes capacidades y diferentes contenidos en una situación. La competencia es una capacidad compleja, distinta de un saber rutinario o de mera aplicación. para las matemáticas, la lectura y escritura).
  • Procesa la información paso a paso.
  • Analiza, abstrae, cuenta, mide el tiempo.
  • Obtiene nueva información al usar datos disponibles.
Imagen mostrando el cerebro en corte coronal, con el cuerpo calloso marcado en rojo.
Hemisferio derecho
  • Permite ver las cosas en el espacio y cómo se combinan las partes para formar el todo.
  • Permite procesar las metáforas y crear nuevas combinaciones de ideas.
  • Procesa la información de manera global.
  • Piensa en imágenes, símbolos y sentimientos.
  • Sintetiza la información.
El cuerpo calloso (señalado en rojo) es el haz de fibras nerviosas que sirve como enlace entre los hemisferios para que ambos trabajen en forma conjunta y complementaria.

Nota del Editor: para visualizar mejor la estructura del cuerpo calloso, consulta esta animación.

Figura 3. Funciones de los hemisferios cerebrales

César Ruiz de Somocurcio, en su artículo[1] señala que el sistema de lectura está localizado en el hemisferio izquierdo del cerebro; pues el 98% de las personas diestras y el 70% de las zurdas tienen el lenguajeConjunto de sonidos articulados con que el hombre manifiesta lo que piensa o siente ([http://lema.rae.es/drae/?val=Lenguaje DRAE]). Facultad que sirve para establecer comunicación en un entorno social, se le considera como un instrumento del pensamiento para representar, categorizar y comprender la realidad, regular la conducta propia y de alguna manera, influir en los demás. lateralizado en el hemisferio izquierdo. Las áreas de este hemisferio que se encargan del lenguaje están ubicadas en el lóbulo frontal, el lóbulo temporal y la región parietal como se explica a continuación.

  • Área de Broca: participa en la producción del habla y se activa durante la lectura silenciosa o en voz alta. Durante la lectura silenciosa, en el cerebro se generan patrones de pronunciación similares a los de la lectura en voz alta.
  • Área de Wernicke: permite entender lo que leemos, es decir descifra el código del alfabeto. Traduce las letras en sonidos, proceso que se da en la lectura, la escritura y el habla.
  • Giro angular: vincula el habla con las palabras; asocia palabras con el mismo significado, visualiza, almacena y recupera la palabra completa.
  • La siguiente figura muestra la localización de las partes mencionadas.
Figura 4. Áreas del hemisferio izquierdo

El camino de la lectura a través del cerebro[editar | editar código]

En su libro Las neuronas de la lectura[2], Stanislas Dehaene, del Collège de France, indica que las áreas cerebrales implicadas en la lectura participan así: primero, cuando vemos un texto, usamos la corteza visual, ubicada en el lóbulo occipital. Luego identificamos las letras encadenadas, para ello se activa una zona ubicada en la frontera entre las corteza occipital e inferotemporal (área de asociación) que es el área especializada en palabras escritas. Finalmente, la información puede ir al lóbulo temporal superior izquierdo en donde se traducirán las palabras en sonidos o irá al lóbulo temporal medial izquierdo en donde se decodificará el significado de un vocablo. La figura 5 muestra el recorrido mencionado.

Figura 5. Partes del hemisferio izquierdo que intervienen en la lectura

La “caja de letras del cerebro” localizada en la región occipitotemporal izquierda identifica la forma visual de los hilos de las letras. Luego distribuye esta información visual a numerosas regiones, que se esparcen en el hemisferio izquierdo, que codifica el significado de las palabras, patrones de sonido y articulación. Todas las regiones en verde y celeste no son específicas para la lectura, su función primaria es contribuir en el procesamiento del lenguaje hablado. Aprender a leer consiste en desarrollar una interconexión eficiente entre las áreas visuales y áreas del lenguaje. Todas las conexiones son bidireccionales.[3]

El cerebro y el aprendizaje de la lectura[editar | editar código]

Según Dehaene[3] aprender a leer consiste en conectar dos conjuntos de regiones del cerebro que ya están presentes en la infancia: el sistema de reconocimiento de objetos y el circuito del lenguaje. La adquisición de la lectura tiene tres fases principales:

Pictórica. Es un breve período donde los niños “fotografían” unas palabras.

Fonológica. Se produce cuando los niños aprenden a decodificarconvertir los grafemas en fonemas cuando se lee, dar el sonido que le corresponde a cada letra escrita. letras en sonidos.

Ortográfica. En esta etapa el reconocimiento de la palabra se hace rápido y automático.

El proceso de la lectura no es igual para todas las personas; además, los circuitos cerebrales que se activan varían según el idioma. Algunos idiomas relacionan un sonido con una letra, como sucede en español, en los idiomas mayas o en el italiano; de estos se dice que tienen una ortografía transparente. Mientras que otros idiomas, como el francés, asocian varios sonidos a una letra o varias letras a un sonido, por lo que se dice que tienen ortografía opaca. En este sentido, es importante hacer notar que es más fácil aprender una lengua transparente que una opaca. El estudiante que aprende una lengua opaca puede requerir de otros circuitos cerebrales diferentes a los que utiliza quien aprende una lengua transparente.

Al leer, el cerebro usa e integra muchas estructuras. Al ingresar las palabras al cerebro, estas son segmentadas en sonidos y luego con convertidas en códigos fonológicos. Al leer en español o en idiomas mayas, por ejemplo, se activan más el área de Wernicke y el giro angular, debido a que estos son idiomas en donde hay una relación entre el sonido y la letra, y que esto favorece la construcción de nuevas palabras. En el caso del francés, en donde las letras y sonidos difieren, se activa más el área del lóbulo temporal; por lo que es importante desarrollar el reconocimiento de palabras completas más que convertirlas en sonidos para el aprendizaje de la lectoescritura.

El Dr. Carlos Logatt Grabner, en su artículo Cómo lee nuestro cerebro hace notar cómo en la actualidad los métodos didácticos para la enseñanza de la lectura se basan en letras y sonidos. Él plantea que esto se debe a que “El cerebro, para leer una palabra, la descompone en las letras que la integran, pero no de forma secuencial, sino en paralelo y a gran velocidad, algo que crea en nosotros la ilusión de que leemos la palabra en forma completa.”[4]
Lectura secuencial y en paralelo.png

Cuando una persona adulta lee no percibe esta forma en paralelo porque lo hace muy rápido, pero sí es evidente cuando los niños inician su aprendizaje y se sienten victoriosos al ir uniendo los sonidos y las letras.

Continúa afirmando el Dr. Logatt que, con base en las recientes investigaciones de la neurocienciaLa neurociencia estudia la estructura y la función química, farmacología, y patología del sistema nervioso y de cómo los diferentes elementos del sistema nervioso interactúan y dan origen a la conducta., la lectura holística (que enseña a través de palabras completas) “podría ser perjudicial ya que reorientaría el aprendizaje hacia el hemisferio derecho en una región que es simétrica al área ubicada en el hemisferio izquierdo, pero que es inadecuada para llevar a cabo esta función, dificultando así el aprendizajeProceso por el cual las personas adquieren cambios en su comportamiento, mejoran sus actuaciones, reorganizan su pensamiento o descubren nuevas maneras de comportamiento y nuevos conceptos e información.”. En su lugar propone un método basado en sonidos y letras “pues este método es el que mejor guarda correlación con el modo que tiene el cerebro de reconocer palabras escritas”.

Efectos de la lectura en el cerebro[editar | editar código]

Aprender a leer influye en nuestro cerebro. Un grupo de investigadores españoles, británicos y colombianos, dirigido por Manuel Carreiras, director del Basque Center on Cognition, Brain and Language (BCBL), realizaron una investigación para identificar cómo influye la lectura en el cerebro. Según los resultados de esta investigación[5] “la densidad de materia gris (donde se realiza el procesamiento) era mayor en varias áreas de ambos hemisferios en aquellos participantes que habían aprendido a leer. Estas áreas son responsables del reconocimiento de las letras, de la conversión de las letras en los sonidos correspondientes y del acceso al significado de las palabras. La lectura también incrementó la densidad de la materia blanca y la fuerza de las conexiones entre estas regiones de materia gris.”[6]

Otro grupo de investigadores, dirigido por Stanislas Dehaene analizó mediante técnicas de resonancia funcional el cerebro de 63 voluntarios. Ellos publicaron sus resultados en la revista Science, en donde refieren que se propusieron observar diferencias en el cerebro de quienes saben leer y quienes no, así como en quienes aprendieron de adultos. Además, sostienen que, independientemente de la edad en que se adquiera, la lectura refuerza la respuesta cerebral, pues cuando responde a frases escritas activa toda la red del lenguaje hablado.

Dehaene también afirma que varios circuitos cerebrales se alteran a raíz de la lectura, dando lugar a la hipótesis de “reciclado neuronal”; particularmente de la “caja de letras del cerebro” o área visual de la forma de la palabra que responde de manera sistemática siempre que leemos palabras (ver figura 5). Esta región está especializada en palabras y caracteres escritos independientemente del idioma o método con el que hayamos aprendido. Cuando una persona es analfabeta, esta región muestra preferencia por dibujos de objetos y rostros; cuando aprende a leer la región asume otra función, la de reconocer la palabra visual.

Todos los procesos de lectoescritura abordados en este libro aplican a personas con sistemas preceptúales intactos (auditivos, orales y visuales). Aquí no se examinan las dificultades de lectura y escritura como por ejemplo la dislexiaTrastorno infantil que, a pesar de la experiencia convencional de aula, produce el fracaso en el logro de las destrezas de lenguaje en cuanto a la lectura, escritura y pronunciación, de acuerdo con sus aptitudes intelectuales., tampoco el tratamiento de lectura de personas con discapacidades sensoriales.

Repasemos.png

Notas[editar | editar código]

  1. Adaptado de: The Jossey Bass Reader on The Brain and Learning. John Wiley and Sons, Inc. 2008.
  2. Dehaene, Stanislas. (2009) Reading in the Brain. Estados Unidos: Penguin Viking.
  3. 3,03,1 Tomado de: Dehaene, Stanislas. (2009) Reading in the Brain. Estados Unidos: Penguin Viking (traducción libre).
  4. Logatt Grabner, C. Cómo lee nuestro cerebro. 11 de enero de 2012. Asociación Educar. Ciencias y neurociencias aplicadas al desarrolloCrecimiento o aumento en el orden físico, intelectual o moral.. Asociación Educar - Ciencias y Neurociencias aplicadas al Desarrollo Humano.
  5. Carreiras, M. (2009)
  6. SINC (2009) “Descubren los cambios cerebrales provocados por la alfabetización.” Recuperado en noviembre de 2012 de http://www.agenciasinc.es/Noticias/Descubren-los-cambios-cerebrales-provocados-por-la-alfabetizacion.