Busca en cnbGuatemala con Google

Pizarra con logo de OLI 450px.png

Juntos podemos cerrar la brecha entre un currículo basado en competencias bien diseñado, la planificación educativa, los recursos educativos y las prácticas docentes. — Online Learning Initiative
Pizarra con logo de OLI 450px.png
Juntos podemos cerrar la brecha entre un currículo basado en competencias bien diseñado, la planificación educativa, los recursos educativos y las prácticas docentes. — Online Learning Initiative

Parte III. Lectoescritura inicial - Conocimiento del principio alfabético

De CNB
Saltar a: navegación, buscar

Verifica tu comprensión de lectura seleccionando este símbolo al final del texto:
Repasemos.png
Si usas el sitio de forma anónima los resultados se borrarán al salir del repaso.

Para recibir insignias digitales por cada prueba, inscríbete en el programa de certificación, usa el sitio como usuario registrado y responde al menos 80% de las preguntas correctamente.
Revisa aquí las instrucciones.


El principio alfabético integra el conocimiento de los nombres y sonidos de las letras. Esta habilidad está relacionada con la capacidad de recordar las formas de las letras escritas y sus nombres, así como los sonidos. La conciencia fonológica constituye un facilitador del principio alfabético; si el estudiante solo conoce las letras sin saber lo que representan, no tendría sentido. Relacionar el sonido (fonema) con las letras (grafía) le permitirá al estudiante encontrar las relaciones de estas en la palabra.

La enseñanza sistemática del principio alfabético, como lo afirma Linan-Thompson es “un enfoque de la enseñanza de la lectoescritura que enfatiza en la relación de letra y fonema así como la relación de sonidos con las reglas generales de ortografía”[1]p. 21. Según Share & Stranovich (1995) en Borrero[2], la mejor manera de descifrar una palabra desconocida es procesar visualmente las letras. Hasta el lector experto necesita volver a este paso cuando se enfrenta con palabras nuevas.

Es necesario que el niño pueda identificar visualmente las letras. Para ello, además de ambientar el aula con las letras del alfabeto o las letras que se estén trabajando, el niño debe tener la oportunidad de manipular letras concretas, ya sea de plástico, de madera, de lija, de tal manera que el niño pueda percibir a nivel táctil los círculos, arcos, líneas o segmentos de líneas que la conforman. Esta manipulación de las letras en tres dimensiones permitirá que al hacer la relación con el fonema, la abstracción del símbolo sea más adecuada y facilitará la identificación de las mismas cuando estén impresas en papel.

¿Qué sabes ya?
Antes de empezar la lectura, reflexiona sobre tus conocimientos previos. Selecciona este vínculo.

Cómo desarrollar el principio alfabético[editar | editar código]

Los estudiantes necesitan aprender las diferentes relaciones entre los sonidos del habla y las diferentes grafías (letras) utilizadas para representar el habla de una manera simbólica, pues este conocimiento lo aplicarán luego a la lectura de palabras conocidas o desconocidas dentro y fuera de un contexto, además, para aprender a leer palabras irregulares.

Debe enseñarse a los niños cómo son las relaciones entre las letras y los sonidos, que las palabras escritas se componen de patrones de letras en representación de los sonidos de las palabras habladas, que puede combinar los sonidos para leer palabras y segmentar palabras en sonidos para deletrear. Conforme se apropian de este conocimiento, pueden combinar y agregar sonidos para leer y escribir palabras, incluso antes de dominar todas las posibles relaciones entre las letras y los sonidos. Es importante que el estudiante comprenda que conforme pueda decodificar o reconocer las palabras con rapidez y precisión comprenderá su significado.

Para desarrollar el principio alfabético en los niños, es importante tomar en cuenta lo siguiente:

  • Es necesario evaluar cuántas letras pueden aprender a la semana.
  • Es importante dar seguimiento para detectar aquellos niños cuyo aprendizaje es más lento y atender el aprendizaje de acuerdo a sus necesidades.
  • La organización de la enseñanza debe ser sistemática y explícita, es decir, que las correspondencias entre las letras y los sonidos deben enseñarse en una secuencia jerárquica, iniciando por las más sencillas y continuando con las correspondencias o reglas ortográficas cada vez más complejas.
  • El aprendizaje de canciones, juegos y otras actividades dinámicas favorece la interiorización de las formas y nombres de las letras, así como a discriminar las diferencias y similitudes en las formas y la identificación de mayúsculas y minúsculas.
  • La maestra debe motivar a los niños a practicar la escritura de las letras que van aprendiendo, además que experimenten con las combinaciones entre estas para formar palabras y enviar mensajes.
  • Conforme los niños se apropien de las relaciones, realizarán estas conexiones de manera independiente y, poco a poco, de manera automática.

Borrero[2] presenta una secuencia para el aprendizaje del principio alfabético que se explica en la figura 11.

I. Recitar o cantar el alfabeto
Enseñar el alfabeto a través de canciones, ritmos o recitándolo para facilitar la memoria simbólica del nombre, asociándolo con los rasgos físicos, el nombre y el sonido de la letra.
Flecha dorada abajo 41px x 38px.png
2A. Asociar los nombres a las letras
Flecha dorada bicéfala horizontal 69px x 38px.png
2B. Asignar los sonidos a las letras
Flecha dorada bicéfala horizontal 69px x 38px.png
2C. Escribir las letras
Realizar actividades para que los niños se familiaricen con el nombre de las letras del alfabeto. Integrar una letra a una imagen que sea la clave del sonido que representa. Primero con las vocales y luego las consonantes. Practicar primero el trazo de la letra y luego puede pasarse al dictado de letras.
Flecha dorada abajo 41px x 38px.png
3. Decodificar palabras con texto controlado
Practicar la decodificación de palabras que integran las letras en un texto.
Flecha dorada abajo 41px x 38px.png
4. Escribir palabras con las letras introducidas
4A. Segmentar o dividir la palabra en sus fonemas o sonidos.
4B. Asignar una letra a cada sonido.
4C. Escribir la palabra en la secuencia en que se escuchan los fonemas.
Figura 11. Secuencia para el aprendizaje del principio alfabético

De acuerdo con las investigaciones de Yopp & Stapleton[3], una vez que las personas desarrollan la conciencia fonológica y el principio alfabético, pueden transferirlo al aprendizaje de otros idiomas. Además, a partir de los estudios que relacionan la conciencia fonológica y el principio alfabético (conocimiento de la letra) se infiere que estas dos habilidades son los dos mejores predictores de que los niños aprenderán a leer en los dos próximos años[4][5]. Por esto, es importante enseñar sistemática y explícitamente a los niños a asociar los fonemas con las letras.

Es importante que los maestros identifiquen los conocimientos y destrezas que tienen los niños al ingresar a primer grado. De esta manera, si un niño o niña no pasó por un proceso de desarrollo de la lectoescritura emergente, el docente estará en la capacidad de apoyarlo con estrategias que le permitan iniciar el proceso de aprendizaje de la lectoescritura. En el caso particular del principio alfabético, se requiere que el niño tenga conciencia del lenguaje escrito.

Banco de actividades[editar | editar código]

Lapiz y regla en blanco - icono.png Ir al Banco de actividades

Para practicar[editar | editar código]

Cuaderno en blanco - icono.png Ir al Cuaderno de prácticas
Repasemos.png


Notas[editar | editar código]

  1. Linan (2004)
  2. 2,0 2,1 Borrero, L. (2008). Enseñando a leer: teoría, práctica e intervención. Bogotá: Grupo Editorial Norma.
  3. Yopp & Stapleton (2008)
  4. Juel 199...
  5. Stanovich (1986)

Se produce cuando los estudiantes son capaces de identificar la relación entre sonidos (fonemas) y letras (grafías), y luego recordar patrones y secuencias que representan el lenguaje oral de forma escrita (ortografía), lo cual es necesario para aprender a leer y escribir.

Capacidad o destreza para hacer algo bien o con facilidad.

Término utilizado, a menudo, como un saber hacer. Se suele aceptar que, por orden creciente, en primer lugar estaría la habilidad, en segundo lugar la capacidad, y la competencia se situaría a un nivel superior e integrador. Capacidad es, en principio, la aptitud para hacer algo. Todo un conjunto de verbos en infinitivo expresan capacidades (analizar, comparar, clasificar, etc.), que se manifiestan a través de determinados contenidos (analizar algo, comparar cosas, clasificar objetos, etc.). Por eso son, en gran medida, transversales, susceptibles de ser empleadas con distintos contenidos. Una competencia moviliza diferentes capacidades y diferentes contenidos en una situación. La competencia es una capacidad compleja, distinta de un saber rutinario o de mera aplicación.

Es la habilidad para identificar y manipular sonidos en el lenguaje oral. Cuando los estudiantes logran dominar esta habilidad, tienen la capacidad de identificar sonidos y pueden comprender que las palabras están formadas por sonidos y que estos se pueden representar con letras y palabras.

Unidad más pequeña de sonido del lenguaje oral.

Modo de escribir o representar los sonidos, y, en especial, empleo de tal letra o tal signo gráfico para representar un sonido dado.

Modo de escribir o representar los sonidos, y, en especial, empleo de tal letra o tal signo gráfico para representar un sonido dado.

convertir los grafemas en fonemas cuando se lee, dar el sonido que le corresponde a cada letra escrita.

1. Seleccionar excluyendo. 2. Dar trato desigual a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, de sexo, de edad, de condición física o mental, etc.

Proceso mecánico mediante el cual se aprende a representar palabras y oraciones con la claridad necesaria para que puedan ser leídas por alguien que tenga el mismo código lingüístico. La escritura es la representación gráfica de nuestro lenguaje.

Unidad más pequeña de sonido del lenguaje oral.

Conjunto de sonidos articulados con que el hombre manifiesta lo que piensa o siente (DRAE). Facultad que sirve para establecer comunicación en un entorno social, se le considera como un instrumento del pensamiento para representar, categorizar y comprender la realidad, regular la conducta propia y de alguna manera, influir en los demás.