¿Para qué leer?

De CNB
Saltar a: navegación, buscar
Icono libro transparente.png

La comprensión de lectura consiste en tener la capacidad de interpretar el sentido de un texto. Leer no es solo decodificar o pasar la vista por un material escrito o impreso.

Leer es comprender el significado de lo que se lee.

Para que haya una mejor comprensión, es importante proponer lecturas que tengan significado; de esta manera el lector se identifica con la lectura y aprovecha mejor lo que lee.

Todas las personas leen siempre con un propósito.[1]

Pueden leer para:

  • Enriquecer el vocabulario.
  • Mejorar la aplicación de reglas ortográficas, organizar las ideas, estructurar las oraciones y párrafos.
  • Desarrollar la capacidad para escribir.
  • Expresar con mayor facilidad las ideas.

También se lee para:

  • Aprender acerca de nuevos temas o más de lo que ya se sabe.
  • Desarrollar la capacidad de reflexionar sobre lo que se lee y formar una opinión propia.
  • Conocer diferentes puntos de vista.
  • Conocer los sentimientos, pensamientos, opiniones e ideas de los autores.
  • Cambiar conductas y situaciones personales.
  • Aprender valores, principios y conductas de los personajes o autores.
  • Desarrollar la imaginación y la creatividad.
  • Fomentar el placer por la lectura.

Si antes de comenzar la lectura, el lector sabe responder ¿para qué leer?, encontrará el texto significativo y aplicará las estrategias más apropiadas para comprender mejor lo que lee.[2]

Hoy leeremos la historia El globo.png
Icono clip transparente.png
Lo más importante es leer para desarrollar competencias para la vida.

Leer y comprender[editar | editar código]

Comprender lo leído supone reflexionar acerca de lo que el autor escribe.

El lector que lee de forma comprensiva, establece una relación entre las propias ideas y las ideas que comunica el autor del texto. En esa relación, la persona que lee modifica lo que sabe, lo que hace, lo que dice y lo que piensa.

Para leer comprensivamente, es necesario desarrollar distintos niveles de comprensión que se apoyan en una adecuación gradual de las destrezas, de menor a mayor dificultad. A continuación se explican cuatro niveles de comprensión lectora[3].

Cuatro niveles de comprensión lectora 03.png El lector sigue paso a paso el texto, repite las ideas o la información que el autor presenta. Reconoce nombres, personajes, lugar del relato, el orden de las acciones.

Cuando el lector realiza una lectura literal más profunda reconoce ideas principales, identifica el tema, realiza cuadros sinópticos, mapas conceptuales, resúmenes y síntesis.[4]

Se relaciona lo leído con expericiencias e informaciones anteriores. Se formulan hipótesis y se elaboran conclusiones.
El lector comprende lo que lee, evalúa el contenido de forma lógica y objetiva. Expresa juicios del texto leído teniendo en cuenta informaciones y experiencias anteriores para aceptar o rechazar esa información.
Después de la lectura, el lector produce una nueva idea, una nueva historia, un diseño, una pintura, una representación, un invento.
Icono clip transparente.png
Es importante desarrollar los diferentes niveles de lectura para comprender mejor lo que se lee.

Desarrollo de la comprensión lectora[editar | editar código]

¿Cómo leen los estudiantes de tercero primaria?

Los estudiantes de tercer grado de primaria se encuentran en una etapa de consolidación del reconocimiento de palabras y la fluidez en la decodificación lectora. Tienen una lectura automática gracias a la práctica intensiva de la lectura tanto en la clase como en su casa.

El modelaje es muy importante en esta etapa, porque ahí aprenden a modular la voz, hacer las pausas apropiadas, mejorar la fluidez lectora y aprenden a aplicar estrategias y el uso del contexto de lo que escuchan o leen para comprender el texto. Además afianzan la destreza de interpretación de imágenes y las asocian con las oraciones o textos que leen.

No es necesario que los estudiantes sepan leer para iniciarse en la comprensión lectora.[5]

La comprensión de un texto puede hacerse a partir de una imagen. Lo importante es motivarlos a pensar acerca de lo que ven, para eso conviene hacer preguntas que les ayuden a ejercitar procesos cognitivos en los distintos niveles de comprensión lectora.

¡Leamos una historia gráfica!

Muestre a los estudiantes una historia en imágenes.

1. Active conocimientos previos

Pida que enumeren lo que ven en las imágenes y que cuenten experiencias que hayan tenido con relación a globos y alguna visita a un parque.

– ¿Qué observan en las imágenes?
– ¿Han visto algo similar alguna vez?
– ¿En dónde?
– ¿Han visitado un lugar así?
– ¿Qué otras personas encuentran en un lugar como ese?
Ahora cuénteles la historia El globo
Historia El globo.png
El globo

Mi mamá me llevó al parque para comprar un globo. El vendedor tenía muchos globos. El que más me gustó fue el que parecía un sol. Ese globo me regaló mi mamá.

2. Formule preguntas para cada uno de los niveles de comprensión lectora

Cuando los estudiantes hayan escuchado o leído la historia El globo, haga preguntas que les ayuden a comprenderla en los distintos niveles.

Niña sentada que lee.png
1. Nivel literal
¿En qué lugar ocurre la historia?
¿Quiénes son los personajes de la historia?
¿Qué pasó al inicio de la historia?
¿Qué pasó al final de la historia?
Niño con libro.png
2. Nivel inferencial

Se usa la información que aparece en el texto y las propias experiencias para hacer suposiciones o hipótesis propias.

– ¿Cómo se siente el niño de la historia? ¿Por qué?
¿Por qué?
¿Qué piensa el niño acerca de los globos?
Niña con hoja de papel.png
3. Nivel crítico
– ¿Qué opinas de la historia?
Niño con libros y crayones.png
4. Nivel creativo
– ¿Qué agregarías para continuar la historia?
¿Cómo sería la historia si ocurriera en la playa?
Dibuja una nueva historia.
Cámbiale el título a la historia.

3. También ayuda a desarrollar la comprensión lectora

  • Leer imágenes y textos relacionados con la vida diaria de los estudiantes.
  • Formular preguntas abiertas que no puedan responderse con un sí o un no.
  • Relacionar la información del texto con vivencias propias y con otros conocimientos.
  • Leer en voz alta para los alumnos.
  • Promover la lectura silenciosa cuando los estudiantes leen con fluidez.
Icono clip transparente.png
Las actividades del nivel creativo facilitan que los estudiantes se vinculen emocionalmente con el texto y originen una nueva propuesta.[4]

¿Qué hacer para fomentar el hábito de la lectura?[editar | editar código]

Para favorecer el hábito de la lectura en el aula es necesario:

1. Facilitar que los estudiantes tengan contacto con los libros.
Niña lee con mentón apoyado en su mano.png
2. Cuando todavía no saben leer: leerles con fluidez, adecuar el tono de voz, dejar que interpreten las ilustraciones y que reflexionen antes, durante y después de la lectura.
Hombre lee a dos niñas y un niño.png
3. Crear un ambiente que propicie la lectura: los estudiantes sentados formando un círculo, si es posible en un lugar ventilado, iluminado y en donde no haya distractores.
Dos niños y dos niñas leen y juegan.png
4.Seleccionar y preparar el material adecuado a la edad e intereses de los estudiantes.
Cuatro libros.png
5. Planificar actividades de aprendizaje en donde resalte la lectura.
Dos niños y dos niñas leen en la mesa.png
Icono clip transparente.png
Leer varias veces una misma historia o fragmento permite a los lectores identificar nueva información y nuevos detalles. Además mejora la fluidez en lectura oral, es decir la velocidad y exactitud con la que leen.

Notas[editar | editar código]

  1. Para explicar las razones de para qué leer, se tomó como base Garza, Heidi. ¿Leer? ¿Para qué?
  2. Moreno, (s.f), p. 50.
  3. Para explicar los niveles de comprensión lectora, se tomó como base la propuesta de Frederick Davis, citado por Roe, B., Burns, P.
  4. 4,0 4,1 Cfr. Camba. (s.f.) Comprensión Lectora.
  5. Cfr. Rimari, Wilfredo. Qué es y cómo desarrollar la comprensión lectora.

Término utilizado, a menudo, como un saber hacer. Se suele aceptar que, por orden creciente, en primer lugar estaría la habilidad, en segundo lugar la capacidad, y la competencia se situaría a un nivel superior e integrador. Capacidad es, en principio, la aptitud para hacer algo. Todo un conjunto de verbos en infinitivo expresan capacidades (analizar, comparar, clasificar, etc.), que se manifiestan a través de determinados contenidos (analizar algo, comparar cosas, clasificar objetos, etc.). Por eso son, en gran medida, transversales, susceptibles de ser empleadas con distintos contenidos. Una competencia moviliza diferentes capacidades y diferentes contenidos en una situación. La competencia es una capacidad compleja, distinta de un saber rutinario o de mera aplicación.

convertir los grafemas en fonemas cuando se lee, dar el sonido que le corresponde a cada letra escrita.

Aplicar estrategias para entender y recordar. Implica estar en capacidad de comunicar lo que se ha leído y escuchado.

Capacidad de producir una palabra específica para un significado o la habilidad de comprender palabras.

Conjunto de aprendizajes (conocimientos, procedimientos y actitudes) imprescindibles y fundamentales para que todas las personas se realicen personalmente, se incorporen a la vida adulta de manera satisfactoria y participaen activamente como miembros de la sociedad.

Aplicar estrategias para entender y recordar. Implica estar en capacidad de comunicar lo que se ha leído y escuchado.

Capacidad de leer un texto con entonación, ritmo, precisión y velocidad adecuada. El propósito de desarrollar la fluidez es lograr que la decodificación sea automática, para facilitar la comprensión.

Habilidad, facilidad o arte para hacer algo bien hecho.

Espacio vital en el que se desarrolla el ser humano. Conjunto de estímulos que condicionan al ser humano desde el momento mismo de su concepción.