Para el docente 2 de 5. La conciencia fonológica

De CNB
Saltar a: navegación, buscar


Cintillo El tesoro de la lectura.png

La lectura emergente

La conciencia fonológica[editar | editar código]

Consiste en la capacidad con la que nacen los niños para reconocer y manipular los fonemas, que son las unidades más pequeñas del lenguaje hablado. Es importante tanto para aprender a leer como para aprender a escribir y permite que un proceso facilite a otro.

1 Preprimaria-16 fig1.png
  • Conciencia fonológica no es lo mismo que percepción auditiva.
  • En el aprendizaje del idioma español es más importante manipular fonemas que sílabas.
  • La conciencia fonológica ayuda a los estudiantes a decodificar las palabras, gracias a lo cual leerán con fluidez.
1 Preprimaria-16 fig2.png

Las destrezas fonológicas son las distintas formas en que pueden manipularse los fonemas, entre ellas:

Discriminar Distinguir los sonidos.
Separar Dividir los fonemas o sílabas de una palabra.
Comparar Encontrar similitudes y diferencias entre los fonemas y sílabas que forman las palabras.
Unir Juntar fonemas o sílabas para formar una palabra.
Omitir Quitar un fonema o sílaba.
Sustituir Cambiar un fonema por otro.
Contar Decir cuántos fonemas o sílabas hay en una palabra.

Además, usando la conciencia fonológica los niños pueden identificar rimas y separar palabras que forman una oración.

Palabra secreta[editar | editar código]

Con esta actividad se desarrollan las destrezas fonológicas. El estudiante adivina la palabra secreta al escuchar los fonemas que la forman.

Conocimientos previos:

La conciencia fonológica: separación y unión de fonemas.

Materiales:

  • Lectura “El huerto
  • Lista de palabras
  • Pizarrón y yeso

Actividades:

1. Active conocimientos previos recordando que cada palabra está formada por sonidos.

2. Como ejemplo comience con una palabra y anótela en el pizarrón:

Mateo y sepárela por fonemas: M – a – t – e – o

3. Lea el texto “El huerto” en voz alta.

4. Utilice una lista de palabras del texto y diga a los estudiantes que jugarán a la palabra secreta. Diga una palabra separándola en fonemas[1] para que los estudiantes adivinen qué palabra es. Por ejemplo:

c – a – s – a    Los niños deben decir “casa”.

5. Cada vez que diga los fonemas de una palabra, anótelos en el pizarrón para que todos los vean y cuando adivinen la palabra, escríbala a la par pero sin divisiones.

f – l – o – r – e – s    flores

6. Al terminar lea a los estudiantes todas las palabras que adivinaron y que están anotadas en el pizarrón.

Evaluación:

  • Verifique que todos los estudiantes participen, observe si algunos muestran dificultad y oriéntelos dándoles palabras más cortas, como: sol, le, hay… para que comprendan el concepto.

Más actividades:

  • Haga un recorrido por la escuela y cuando se detengan, explique a los estudiantes que dirá fonema por fonema una palabra que se encuentra en los alrededores; ellos deben estar atentos al ambiente para adivinarla. Ejemplo: árbol, aula, mesa, etcétera.

Cuento un cuento[editar | editar código]

Con esta actividad se desarrolla la comprensión de lectura oral. El estudiante identifica la información de los dibujos para crear una historia.

Conocimientos previos:

Vocabulario de la lectura “El huerto”, expresión oral, el ciclo de vida de la planta.

Materiales:

  • Lectura “El huerto”.
  • Secuencia que se encuentra en la ilustración del texto, puede dibujarla en carteles o en el pizarrón.

Actividades:

  1. Active conocimientos previos hablando sobre las plantas, cómo crecen y qué necesitan para vivir.
  2. Lea el texto “El huerto” en voz alta a los estudiantes.
  3. Al terminar la lectura del texto, haga notar que al final de la historia hay un dibujo en el que se ve la secuencia del crecimiento de las plantas en el huerto (como el que aparece en la segunda página de la lectura).
  4. Pida a los estudiantes que ayuden a narrar la historia usando los dibujos de la secuencia, puede ser una historia diferente a la que escucharon.
  5. Incentive a todos a que den ideas para hacer la historia nueva. Si se les dificulta dar detalles, haga preguntas como: ¿qué esta pasando en el primer cuadro, ¿cómo cuida las plantas?, etcétera.

Evaluación:

  • Haga un huerto en la clase; siembre en una maceta larga o prepare un área de tierra fuera de la clase para sembrar vegetales y observar cómo crecen con los cuidados necesarios.
  • Puede hacer esta actividad con la lectura “La leche” de El tesoro de la lectura. Solicite a los estudiantes que dividan una hoja en cuatro partes y que en cada una dibujen un fragmento de la historia.

Recursos[editar | editar código]

Seleccione las imágenes para ver, descargar y reproducir la hoja de trabajo.
El huerto1.png


Lámina huerto.png
  1. N. del E.: recuerda, esto es hacer los sonidos de los fonemas, no es decir los nombres de las letras. Por ejemplo /s/, no decir «ese».

Es la habilidad para identificar y manipular sonidos en el lenguaje oral. Cuando los estudiantes logran dominar esta habilidad, tienen la capacidad de identificar sonidos y pueden comprender que las palabras están formadas por sonidos y que estos se pueden representar con letras y palabras.

Término utilizado, a menudo, como un saber hacer. Se suele aceptar que, por orden creciente, en primer lugar estaría la habilidad, en segundo lugar la capacidad, y la competencia se situaría a un nivel superior e integrador. Capacidad es, en principio, la aptitud para hacer algo. Todo un conjunto de verbos en infinitivo expresan capacidades (analizar, comparar, clasificar, etc.), que se manifiestan a través de determinados contenidos (analizar algo, comparar cosas, clasificar objetos, etc.). Por eso son, en gran medida, transversales, susceptibles de ser empleadas con distintos contenidos. Una competencia moviliza diferentes capacidades y diferentes contenidos en una situación. La competencia es una capacidad compleja, distinta de un saber rutinario o de mera aplicación.

Unidad más pequeña de sonido del lenguaje oral.

Conjunto de sonidos articulados con que el hombre manifiesta lo que piensa o siente (DRAE). Facultad que sirve para establecer comunicación en un entorno social, se le considera como un instrumento del pensamiento para representar, categorizar y comprender la realidad, regular la conducta propia y de alguna manera, influir en los demás.

Es la habilidad para identificar y manipular sonidos en el lenguaje oral. Cuando los estudiantes logran dominar esta habilidad, tienen la capacidad de identificar sonidos y pueden comprender que las palabras están formadas por sonidos y que estos se pueden representar con letras y palabras.

convertir los grafemas en fonemas cuando se lee, dar el sonido que le corresponde a cada letra escrita.

Capacidad de leer un texto con entonación, ritmo, precisión y velocidad adecuada. El propósito de desarrollar la fluidez es lograr que la decodificación sea automática, para facilitar la comprensión.

1. Seleccionar excluyendo. 2. Dar trato desigual a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, de sexo, de edad, de condición física o mental, etc.

Unidad más pequeña de sonido del lenguaje oral.

Destrezas fonológica que consiste en dividir los fonemas o sílabas de una palabra.

Destrezas fonológica que consiste en juntar fonemas o sílabas para formar una palabra.

Espacio vital en el que se desarrolla el ser humano. Conjunto de estímulos que condicionan al ser humano desde el momento mismo de su concepción.

Capacidad de producir una palabra específica para un significado o la habilidad de comprender palabras.

Término introducido por Le Boterf, entendido como los conocimientos, procedimientos y actitudes que es preciso emplear para resolver una situación. Unos son recursos internos, que posee la persona, tales como conocimientos, procedimientos y actitudes; otros son externos, como todo aquello (ordenador, diccionario, compañero, etc.) a lo que se puede acudir para resolver exitosamente una situación.