La importancia de un currículo específico NUFED

De CNB
Saltar a: navegación, buscar

Es importante mencionar que los jóvenes se ven afectados e influenciados por los cambios sociales y morales, entre otros, sin estar preparados para enfrentarlos y resolverlos de la mejor manera posible y con las herramientas que proporciona la formación educativa: el pensamiento crítico y reflexivo; el manejo adecuado de lenguajes verbales, abstractos, artísticos y tecnológicos; el desarrollo de la autonomía; y el desarrollo de la creatividad. A esto se agrega la situación económica que condiciona y limita su educación.

La búsqueda de alternativas educativas válidas y eficaces para la formación de jóvenes en el área rural está orientada a que dichos jóvenes puedan desempeñarse con eficiencia y con un armonioso balance entre un mundo cada vez más globalizado y un contexto propio definido por las características de sus comunidades.

Los cambios trascendentales en la vida del individuo se alcanzan a través del proceso educativo, conscientes de esta verdad, es importante citar a García Rivas y a la educadora argentina Cecilia Braslasvsky (2004) quienes consideran que: “El currículo – como diseño curricular y como currículo en acción – constituye el corazón o el núcleo duro de la enseñanza. Es casi imposible pensar en un proceso de cambio educativo que no implique un proceso de cambio curricular y del mismo modo no es posible pensar un proceso de cambio curricular que no suponga un cambio educativo”.

Con relación a la cita anterior, la particularidad de este diseño curricular consiste en que se han integrado los aprendizajes que todos los individuos deben poseer y por su naturaleza son considerados universales. Además, se combina de manera estratégica el desarrollo de guías de estudio que relacionan los temas de interés general para la comunidad como temas generadores que propician la integración de las diferentes áreas

y subáreas curriculares a la vida cotidiana de los estudiantes, especialmente en áreas rurales o marginales. Las guías de estudios a lo largo del año, de ocho a diez, conforman el plan de formación.

La metodología sugerida es acorde a las características y experiencias de las personas jóvenes, a sus condiciones de vida, a sus ritmos de aprendizaje y a su contexto, considerando que las experiencias y necesidades que poseen son diferentes pero no los exime de recibir una educación con calidad al igual que todos los jóvenes guatemaltecos.

Este currículo orienta hacia la inclusión y la cohesión social, dado que contribuye a generar los cambios necesarios para mejorar la calidad de vida desde el sistema educativo, asimismo, propicia la participación de los diferentes actores de la sociedad en los procesos educativos, el reconocimiento de la diversidad cultural; así como a las necesidades y capacidades individuales, factores que contribuyen a disminuir la brecha de los grupos que están o han estado en riesgo de ser excluidos o marginados por no tener una educación de calidad que les permita optimizar su inserción a la vida adulta.

Estas acciones contribuirán a crear espacios de discusión, a la convivencia armónica, a la práctica de la solidaridad, la tolerancia y el respeto mutuo. Durante su formación, los estudiantes estarán en condiciones de estimular su desarrollo personal, en fortalecer la autoimagen y concepto de sí mismo; ofreciéndoles posibilidades que potencien sus capacidades y proponiendo metas posibles de alcanzar desde su propio contexto donde se encuentra el Centro NUFED al vincular el mundo académico con la vida productiva y viceversa.

Corresponde a los docentes desarrollar este currículo con responsabilidad y profesionalismo y ser facilitadores del mismo, de manera tal que los estudiantes sean los actores principales en la construcción de sus aprendizajes.

Los jóvenes mejorarán sus perspectivas de autoformación y de profesionalización para seguir aprendiendo a lo largo de la vida, al desarrollar en forma sólida y sostenida sus competencias básicas.

Una persona con mejores niveles de formación estará en mejores posibilidades de rebasar la condición de un trabajo de subsistencia y en cambio, formar parte de procesos productivos más enriquecedores, emprendedores y creativos, ya sea que se trate de procesos industriales, artesanales, culturales, de comercio y de servicios.

Conjunto de experiencias, planificadas o no, que tienen lugar en los centros educativos como posibilidad de aprendizaje del alumnado. Una perspectiva tradicional acentúa el carácter de plan (con elementos como objetivos, contenidos, metodología y evaluación), frente a un enfoque práctico que destaca las experiencias vividas en el proceso educativo.

Es la representación que la persona tiene de sí misma, es importante en la vida de la persona, pues la persona no actúa desde lo que es, sino desde lo que cree ser.

Indicadores de éxito de un plan escrito en forma específica.