Presentación

De CNB
Saltar a: navegación, buscar

En la actualidad, la violencia se ha convertido en una alarma social que afecta a los centros educativos del país y a toda la sociedad. Si bien la violencia es multicausal, las opciones para su mitigación son diversas y los hábitos, costumbres y buenas prácticas de convivencia pacífica siguen siendo una estrategia importante para prevenirla.

A lo largo de varios años, el Ministerio de Educación ha desarrollado una serie de materiales, investigaciones y actividades dentro de la Estrategia de Prevención de Violencia y Construcción de Ciudadanía, con el objetivo de promover un clima escolar basado en la convivencia pacífica y el ejercicio de los valores ciudadanos en el marco de los derechos humanos y de una cultura de paz.

En esa misma línea, presentamos el Modelo de prevención de violencia y convivencia pacífica, a nivel del centro educativo y del aula que pretende fortalecer las líneas de acción de la estrategia antes mencionada; asimismo, genera aportes a partir de los resultados encontrados en la I Encuesta nacional sobre violencia y clima escolar.

Reconocemos que el centro educativo es un espacio fundamental para el empoderamiento y la transformación de la vida de los estudiantes a través de la educación para la prevención. Por eso, el Ministerio de Educación se ha esforzado en promover que toda iniciativa y recurso llegue al aula, es decir, a estudiantes, profesores, directores y padres de familia.

Consideramos que este modelo de prevención de violencia es un acercamiento más que se desea tener con los establecimientos educativos del Nivel de Educación Primaria para llegar al aula. En el Ministerio de Educación estamos convencidos que los procesos diseñados por el mismo Ministerio, aunado a las fuerzas de cada una de las personas y organizaciones que realizan propuestas e intervenciones, con poblaciones escolares para reducir el impacto de la violencia en la niñez y juventud, podremos evitar las consecuencias de este fenómeno a largo plazo y conseguir el desarrollo integral de ciudadanos que convivan en un ambiente pacífico y armónico dentro de una cultura de paz.

Cynthia Carolina del Águila Mendizábal
Ministra de Educación

En Guatemala, a pesar de los avances educativos de los últimos años, pocos estudiantes son los que logran terminar su escolaridad en el tiempo estipulado y la tasa de deserción escolar continúa siendo muy alta.

El contexto de conflictividad, exclusión y violencia presente en muchos centros educativos y aulas escolares, no contribuye al mejoramiento de esta situación ni al desarrollo educativo, sino, por el contrario, promueve una cultura en la cual las normas, los valores y las actitudes permiten, fomentan y justifican el autoritarismo y el uso de violencia en las relaciones interpersonales y comunitarias. Comportamientos que contrarrestan la promoción e integración de los valores propios de una cultura de paz y que reproducen normas de convivencia proclives a la confrontación y violencia escolar.

La Unesco considera que el acceso a la educación de calidad supone el fomento a la convivencia pacífica como una de las herramientas más productivas para asegurar, promover y proteger el ejercicio de la plena ciudadanía y, a largo plazo, el desarrollo de una sociedad más incluyente, democrática, pacífica y equitativa.

Fue en ese marco de actuación que, la Dirección General de Evaluación e Investigación Educativa del Ministerio de Educación, con la asesoría técnica de la Representación de la Unesco en Guatemala, elaboró el Modelo pedagógico para la prevención de la violencia y convivencia pacífica a nivel del aula y centro educativo para el Nivel de Educación Primaria, con el propósito de hacer de las aulas y los centros educativos espacios privilegiados para fomentar las relaciones armoniosas con la participación de la comunidad educativa, como ejercicio de una ciudadanía sana que favorezca la cultura de paz.

Juan Fernando Díaz Zuchini
Especialista en Ciencias Sociales y Humanas, Unesco Guatemala

En sentido descriptivo, el estado legal que garantiza la pertenencia a una comunidad política o nación. Como tal, garantiza un conjunto de derechos y deberes para los miembros reconocidos como ciudadanos. Además, en sentido normativo, que es el que más importa educativamente, la ciudadanía implica la condición de participar activamente en los asuntos públicos, de modo autónomo y asumiendo las responsabilidades que le correspondan. Un ciudadano es alguien que pertenece plenamente a su comunidad, que tiene en virtud de ello ciertos derechos y los correspondientes deberes, y que participa activamente en la vida pública. Estatus legal que otorga un conjunto de derechos y deberes, pertenencia a una comunidad con una identidad propia y capacidad para participar son, pues, tres caracteres que definen una concepción actual de “ciudadanía”.

Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc. (DLE). El sistema de creencias, valores, costumbres, conductas y artefactos que los miembros de una sociedad utilizan para enfrentar al mundo y a los demás, y que se transmiten de generación en generación a través del aprendizaje. En este sentido la cultura es fundamental en todo idioma y solo puede aprenderse por medio de la transmisión.

Espacio vital en el que se desarrolla el ser humano. Conjunto de estímulos que condicionan al ser humano desde el momento mismo de su concepción.

Las “promesas” que los miembros de un equipo hacen uno al otro sobre su comportamiento.

En sentido descriptivo, el estado legal que garantiza la pertenencia a una comunidad política o nación. Como tal, garantiza un conjunto de derechos y deberes para los miembros reconocidos como ciudadanos. Además, en sentido normativo, que es el que más importa educativamente, la ciudadanía implica la condición de participar activamente en los asuntos públicos, de modo autónomo y asumiendo las responsabilidades que le correspondan. Un ciudadano es alguien que pertenece plenamente a su comunidad, que tiene en virtud de ello ciertos derechos y los correspondientes deberes, y que participa activamente en la vida pública. Estatus legal que otorga un conjunto de derechos y deberes, pertenencia a una comunidad con una identidad propia y capacidad para participar son, pues, tres caracteres que definen una concepción actual de “ciudadanía”.