2.6 Prevención de violencia: Reconozco cuándo y dónde estoy en peligro

De CNB
Saltar a: navegación, buscar
No. y nombre de la sesión 2.6 Prevención de violencia: Reconozco cuándo y dónde estoy en peligro
Al finalizar la sesión... Las participantes identifican situaciones peligrosas de diferente tipo.

Las participantes identifican formas de alejarse o afrontar los peligros que enfrentan.

Las participantes reconocen que las decisiones tomadas sin reflexionar llevan a más peligros.

Conceptos clave Peligro: posibilidades que sucede algún riesgo o un mal.

Toma de decisiones: las mujeres tenemos la capacidad de analizar lo que está pasando y pensar bien qué queremos para el bien nuestro y de la comunidad. De acuerdo a eso, vemos nuestras opciones y escogemos la que tendrá mejores resultados a corto y largo plazo. Alternativa: la opción entre dos o más posibles acciones y decisiones.

Tiempo requerido 2 horas
Materiales Mi Diario

Cartel con tabla

Dibujo de sábana

Marcadores

Copia de las historias para las integrantes de cada grupo.

Bienvenida[editar | editar código]

Dé la bienvenida del día a las participantes, confirmando quiénes están presentes o ausentes. Comparta con ellas que el día de hoy van a leer varias historias para ayudar a las protagonistas a identificar los riesgos y tomar las mejores decisiones posibles.

Cuénteles que van a poner en práctica lo que aprendan hoy con una actividad en la sesión pero que es algo que pueden ejercitar todos los días toda su vida...y es identificar riesgos y tomar decisiones para prevenirlos.

Introducción del tema[editar | editar código]

Dedo señala arriba - morado.png Técnica de facilitación

Antes de que se dividan en grupos pida que lean juntas las preguntas para estar seguras que se han comprendido todas. Para que pasen a compartir su historia y las respuestas lo pueden hacer con la dinámica de la papa caliente.

Forme 5 grupos entre las participantes y entregue una de las historias a cada grupo. Pida que lean la historia y en el grupo discutan las siguientes preguntas que usted les lleva escritas en un papelógrafo.

Preguntas para el papelógrafo:

¿Qué peligros está afrontando en su vida? (familia, amigos, trabajo)
¿Qué trabajo está desarrollando?
¿Qué derechos le están siendo violados o están en peligro?

Pida que cada grupo pase a compartir la historia y las respuestas a las preguntas. Algunas preguntas que pueden ayudar para abrir las experiencias son:

¿Conocen a gente que han trabajado en situaciones como esas?
¿Por qué aceptan estar en situaciones peligrosas?
¿Qué puede pasar a las personas que permanecen en trabajos peligrosos?
¿Cómo pueden tomar decisiones para mejorar y no hacer más peligrosa su situación?
¿Qué peligros reconocen que hay en los trabajos que hacen las niñas, jóvenes y mujeres en esta comunidad?

Vaya anotando las respuestas en un papelógrafo que dice ALERTA A... y colóquelo en un lugar visible para tomar conciencia de las situaciones que son riesgosas para ellas en su comunidad.

Teorizar y definir[editar | editar código]

Lea con las participantes los conceptos clave y luego diga:

Muchas personas entran en trabajo peligrosos porque piensan que es su única opción. Sin embargo si un trabajo es peligroso en lugar de ayudar a la persona, el trabajo hace peor la situación. Por ejemplo, una chica que se va de su casa porque hay abuso puede encontrar otros tipos de abuso en trabajar en la calle. Hemos hablado durante nuestro curso de las acciones que podemos tomar- comunicar, ahorrar en casos de emergencias, no entrar en trabajos peligrosos porque ya sabemos cómo son. Ante los problemas que enfrentamos es importante pensar en qué alternativas tenemos, que personas e instituciones nos pueden apoyar.

¿Por qué saber tomar decisiones es una herramienta importante para prevenir los peligros que afrontamos en nuestra comunidad y fuera de ella?

Lea con las jóvenes los siete pasos para tomar una buena decisión que debe llevar escritos en un papelógrafo grande para que todas las vean. Escoja una de las cinco historias y haga con ellas el ejercicio de cada uno de los siete pasos.

Siete pasos para tomar una buena decisión
  1. Identifica cuáles son las metas a lograr y los valores que quieres respetar. Haz una lista de todas las posibles alternativas que se tienen.
  2. Para cada alternativa identifica los riesgos y las ventajas que te ofrece. Contrasta esta con tus metas y valores para desechar las que sean contrarias.
  3. Busca más información acerca de las alternativas que mejor te parecen.
  4. Consulta tus ideas y sentimientos con otra persona que tenga experiencia en el tema y te pueda dar un buen consejo.
  5. Revisa nuevamente tus alternativas con la nueva información y el consejo que has recibido.
  6. Enumera los pasos a seguir para la alternativa que has escogido, cuida que estos pasos te permitan alcanzar tu meta y que respeten los valores que te propusiste en el inicio. Comparte tu decisión con quien te aconsejó y las personas que son cercanas a ti y te quieren.

Aplicación a la vida[editar | editar código]

Invite a las participantes a hacer una lluvia de ideas sobre las situaciones peligrosas que ellas conocen en la página “Situaciones peligrosas” en su diario. Luego por cada situación ellas podrían pensar en algunas soluciones realistas para escapar de la situación.

Historia 1

Para Griselda su casa es una pesadilla y el trabajo es todavía peor. Ella lleva 9 años de trabajar en la cosecha de fresas, empezó cuando tenía seis y su mamá la llevaba a trabajar. Recuerda ver de lejos a otros niños que iban a la escuela pero ella no podía ir. Muchas veces trató de decirle a su mamá que la llevara a la escuela pero doña Josefa siempre fue nerviosa y enojada, nunca quiso dejar sola a Griselda pero tampoco le permitía hablarle. Ahora que Gris tiene ya 15 años entiende a su mamá, vive con un hombre que le grita todo el tiempo y le exige que le haga la comida y cuanto favor el quiera. Hoy el hombre la está obligando a casarse, ella no quiere, pero por estar grande no la contratan en la cosecha de fresas y como nunca fue a estudiar...no tiene trabajo para aportar a su familia. Un día Griselda estaba enojada con su novio que salió con otra muchacha y cuando vio a su papá llegar a casa y pedir comida gritando, ella se animó y le dijo que no había comida en la casa para un borracho. Su papá se puso furioso y con la mano abierta le pegó a Griselda. Ese instante la hizo decidir salirse de su casa y ahora está viviendo en la calle.


Historia 2

Zoila llega muy cansada a su casa. Después de 12 horas de trabajo sus manos le duelen tanto de haber horneado todo el día que apenas puede encontrar la fuerza para abrir la puerta. Ha ahorrado algo de dinero y sabe que podría dejar la panadería para trabajar vendiendo artesanía con su hermana, pero la dueña le dice que tiene que seguir trabajando para pagar la deuda de su familia. Ese fue el momento cuando Zoila empezó a trabajar, su papá la llevó para que trabajara para pagar su deuda. Ya ni puede recordar la deuda, y ni siquiera sabe cuánto debe su familia. Le pide a su jefa que hagan las cuentas juntas pues ella piensa que con el año que lleva de estar trabajando y recibiendo la mitad del sueldo ya ha terminado de pagar lo que debe. No sólo su sueldo es poquito sino que además está recibiendo la mitad. Decide Zoila mejor dormirse, al fin de cuentas mañana va a tener que ir a trabajar y ni siquiera le darán permiso de ir al Centro de Salud para verse las manos.


Historia 3

Ángela solo tiene 17 años pero su mamá está enferma y necesita medicina. Por eso ella ha decidido ir a la ciudad para encontrar trabajo limpiando casas. Con suerte rápidamente encontró un trabajo, duerme y le permiten comer algo en la casa. A fin de mes podrá mandar la mayor parte de lo que gana a su mamá. Hay una cosa que le molesta, está un poco preocupada porque el hijo de la dueña de la casa siempre la toca. Una vez Ángela se atrevió a decirle a la dueña lo que estaba pasando, el hijo negó todo a su mamá. ángela ha decidido seguir en la casa con tal de ayudar a su mamá, pero tiene miedo. El día siguiente el hijo violó a ángela y le dijo que ella es una mujer sucia.


Grupo 4

Perla trabaja en una finca en Alta Verapaz en donde cosecha cardamomo. Ella está embarazada y la panza se le empieza a notar, pero la esconde porque tiene miedo que si se dan cuenta no la vuelvan a buscar para el trabajo en la finca. Esta mañana Perla se siente un poco mal, piensa que algo en la panza no está bien, pero igual sigue trabajando en el campo. Una su compañera la vio pálida y cómo perdió el equilibrio, y la ayudó a sentarse. Para ella fue un alivio, una mano amiga y un momento de descanso, tomó agua y descansó en la sombra. A lo lejos se escuchó el motor de un pickup...¡Es el carro de la finca! ¡Viene allí el Patrón! Oyó Perla a los demás trabajadores exclamar. Sintió que se le iba el alma al suelo y no sabe de dónde buscó las fuerzas para levantarse y hacer como que estaba bien para seguir trabajando con tal de que el patrón no la viera.


Grupo 5

Las hermanas Catam viven en San Marcos. La mayor tiene 15 y la menor tiene 6 con dos en medio una de 10 y otra de 8. Su familia les permite ir a estudiar entre semana pero el fin de semana van a leñar al bosque. Es un trabajo pesado, caluroso, cansado para los brazos y la espalda al momento de recoger y acarrear la leña de un lugar a otro. Elbia, la hermana mayor lleva tantos años que ya empezó a ver que su espalda se dobla muy frecuentemente, le preocupan sus hermanitas y busca enseñarles la mejor forma de cargar la leña. Frecuentemente se encuentran en el bosque hasta tarde y ella se tiene que hacer cargo de las tres hermanas, es cierto que llevan leña y machetes para defenderse pero entre animales del bosque, maleantes y la oscuridad no es nada fácil. Esta noche Elbia siente especial miedo, ha escuchado que entre los jóvenes de la comunidad las quieren ir a asustar al bosque en el atardecer y ella sabe que se bien la mayoría de patojos de la comunidad son amables estos no lo son. El papá de uno de ellos tiene negocios y quiere obligar a su papá a trabajar con él. Luego de pensar y pensar qué hacer y cómo protegerse y proteger a sus hermanas, Elbia siente que está sola, no quiere preocupar a su mamá y no tiene a quien pedir ayuda. Termina por llamar a sus hermanas y camino al bosque ir rezando, pide protección.

Término utilizado, a menudo, como un saber hacer. Se suele aceptar que, por orden creciente, en primer lugar estaría la habilidad, en segundo lugar la capacidad, y la competencia se situaría a un nivel superior e integrador. Capacidad es, en principio, la aptitud para hacer algo. Todo un conjunto de verbos en infinitivo expresan capacidades (analizar, comparar, clasificar, etc.), que se manifiestan a través de determinados contenidos (analizar algo, comparar cosas, clasificar objetos, etc.). Por eso son, en gran medida, transversales, susceptibles de ser empleadas con distintos contenidos. Una competencia moviliza diferentes capacidades y diferentes contenidos en una situación. La competencia es una capacidad compleja, distinta de un saber rutinario o de mera aplicación.

Indicadores de éxito de un plan escrito en forma específica.