3.1 Salud sexual y reproductiva: Salud de las niñas y nuestros cuerpos

De CNB
Saltar a: navegación, buscar
No. y nombre de la sesión 3.1 Salud sexual y reproductiva: Salud de las niñas y nuestros cuerpos
Al finalizar la sesión... Las participantes aumentan su conocimiento y uso de los términos sexuales correctos.

Enumerar algunas condiciones necesarias para que una niña esté saludable.

Reconocer que el cuerpo es solamente de la niña y que nadie puede tocarlo, aprovecharse ni usarlo de ninguna manera que le haga sentir incómoda, con miedo, asustada o con dolor.

Conceptos clave Condiciones para la salud de la niña: Una niña saludable no solo no está enferma sino que además es feliz. Le gusta jugar, estudiar, se siente bien y querida. Para esto las niñas necesitan: comer sano, tomar agua potable, hacer ejercicio, descansar, jugar, recibir cariño de su familia y comunidad.

Salud sexual y reproductiva: Una niña saludable necesita conocer su cuerpo y cómo funciona. Sabe respetarse y exige que los demás la respeten. Mantiene relaciones de aprecio y cariño para sentirse bien.

Tiempo requerido 2 horas
Materiales 10 hojas de papel, cada una con un término científico ya escrito en la parte encima de la hoja: (pene, testículos, vagina, senos, relaciones sexuales, menstruación, brazo, hombre, mujer, rodilla).

Bienvenida[editar | editar código]

Dé la bienvenida del día a las participantes, confirmando quiénes están presentes o ausentes. Dígales que hoy necesitan tener la lengua floja para poder hablar de todas las cosas que hace nuestro cuerpo y empiece por jugar con ellas “simón dice” usando diferentes partes del cuerpo. Permita que ellas guíen el juego también.

Introducción del tema[editar | editar código]

Invítelas a hacer un experimento. Forme diez grupos, a cada uno entregue un papelógrafo con el nombre de una de las partes del cuerpo. Pida que escriban debajo una lista de todos los otros nombres que se usan para llamar a esa parte del cuerpo. Al pasar diez minutos pida que regresen y pasen al frente por grupos presentando su papelógrafo. Reflexione con ellas acerca de la actividad preguntando:

¿Por qué es tan divertida esta actividad?

Nos reímos en esta actividad porque nos da vergüenza pensar en los sobrenombres que usamos para las partes privadas de nuestros cuerpos. También los sobrenombres que usamos no tienen nada que ver con nuestros cuerpos.

¿Cuántas palabras escribieron para “brazo”?

¿Cuántas palabras escribieron para “pene”?

¿Por qué hay tantas palabras para “pene” y no muchas para “brazo”?

Por tener timidez y vergüenza de hablar de las partes privadas de nuestros cuerpos, como pene, creamos sobrenombres u otras palabras comunes para referir a estas partes. Pero si pensamos en la palabra “brazo” que no es una parte privada, no tenemos tantos sobrenombres porque no nos da pena hablar de un brazo.

¿Cuáles son las ventajas de usar las palabras correctas?

Para estar claro de lo que hablan, no hay debemos sentir pena hablar de nuestros cuerpos y es también una forma de respeto.

Diga al grupo como conclusión de la actividad:

Las mujeres pueden sentirse cómodas de conocer y hablar de sus cuerpos para poder así cuidarlos. En la sesión de hoy y las siguientes vamos a aprender y a usar los nombres correctos de nuestro cuerpo, también vamos a conocer sobre la sexualidad y nuestra vida.

Teorizar y definir[editar | editar código]

Coloque al frente el dibujo de unas niñas sanas y el de unas niñas enfermas y pregunta a las niñas que encuentren las diferencias entre ambas niñas. Apunte las características de las niñas sanas en un papelógrafo. Puede usar la siguiente tabla de referencia para las características de las niñas sanas y las niñas enfermas:

Niñas Sanas Niñas Enfermas
Peso adecuado Sobrepeso o extremadamente delgada
Piel colorida y sana Piel con manchas descoloridas y ronchas o infecciones de piel
Feliz en relación con otras niñas Triste, solitaria, no se relaciona
Estatura desarrollada Estatura limitada
Dientes completos y limpios Dientes incompletos y sucios
Ojos abiertos y brillantes Ojos opacos, con ojeras
Pelo abundante y colorido Pelo delgado, escaso y con manchas descoloridas
Buena respiración Tos o dificultad para respirar

Pregunte al grupo:

¿Qué acciones hacen que una niña se mantenga sana y feliz?

Comer alimentos variados y limpios, no tantas chucherías sino que más frutas y proteínas, hierbas, carnes y verduras
Descansar bien
Mantenerse limpia
Hacer ejercicios
Jugar
Sentirse querida y especial
Su cuerpo sea respetado y nadie se aproveche de él
Tener amigas y personas en quien puede confiar

Explíqueles lo siguiente sobre la salud sexual y reproductiva:

Además de la salud general de nuestro cuerpo, tenemos que cuidar nuestra salud de mujeres que tiene ver con la salud sexual y reproductiva. Implica hablar de nuestros órganos sexuales, de cómo nos relacionamos las personas entre nosotros y también de cómo nos reproducimos los seres humanos. Aprender de nuestra salud reproductiva nos ayuda a cuidarnos de una mejor manera para mantener nuestro cuerpo y nuestros ánimos saludables.

Converse con las niñas si ellas han escuchado información sobre su salud sexual y reproductiva de parte de sus familias y explique que muchas familias no acostumbran hablar de estos temas, pero que es importante que las niñas conozcan cómo funcionan sus cuerpos, qué derechos tienen y de qué forma cuidarlos y que les respeten. Esta es una oportunidad de oro que deben apreciar. Dígales que para saber qué información les interesa más hagan una lista de preguntas que tienen acerca de sus cuerpos, de los cambios que tendrán en sus cuerpos, de los cuerpos de las mujeres y la forma de tener hijos.

Aplicación a la vida[editar | editar código]

Para terminar, recuérdeles que su salud es un tesoro gigante, que incluye no sólo el cuerpo sino que también sus emociones, y que los tesoros se conocen y se cuidan muy bien. No son para otras personas sino para una misma. Por lo que su cuerpo, sus sentimientos y sus relaciones con otras personas deben ser respetadas y nadie más puede tocar o usar su cuerpo, ni hacerla sentir incómoda.

En su diario pídales que en la hoja “Salud de las niñas” se dibujen y alrededor de sí mismas dibujen una barrera con el nombre de las personas que las quieren y protegen. Fuera de esa barrera escriban aquellas cosas que les afectan, incomodan o ponen en riesgo su bienestar.