Busca en cnbGuatemala con Google

Naranjas con computador
Sácale el jugo a cnbGuatemala.org

Participa en nuestra charla web sobre uso del sitio
Día: miércoles 30 de septiembre
Hora: 5pm, hora de Guatemala.
Llena el formulario con tus preguntas. (Ojo: el taller es específicamente sobre uso del sitio, no del Currículo Nacional Base en general).

Registrate ya seleccionando este enlace, que el cupo es limitado.


Evalúe lo que usted realiza

De CNB
Saltar a: navegación, buscar
La evaluación de los esfuerzos de promoción del aprendizaje socioemocional es una responsabilidad ética que involucra el monitoreo de la implementación, la evaluación de resultados y la comprensión de las opiniones y reacciones de quienes llevan a cabo esa labor o reciben los esfuerzos.

Resultados de la investigación[editar | editar código]

Cuando las escuelas aceptan a los niños, asumen el compromiso de preparar a dichos estudiantes para el futuro. Si bien las escuelas no pueden garantizar los resultados de todos sus esfuerzos, tienen la responsabilidad de monitorear lo que ellos realizan y procurar su mejora continua. Por lo tanto, las escuelas necesitan formas de monitorear el aprendizaje y el desempeño de los estudiantes en todas las áreas, además de desarrollar habilidades socio-emocionales. Los esfuerzos en pro del aprendizaje socio-emocional deben monitorearse regularmente usando indicadores múltiples para asegurar que los programas se lleven a cabo tal como se planeó. Además, la información del resultado y las medidas de satisfacción del usuario de los programas vigentes pueden recopilarse a partir de diferentes fuentes.

La enseñanza debe adaptarse a circunstancias cambiantes. Esto sucede mediante el examen de opiniones de quienes imparten y reciben la enseñanza socio-emocional. Exige también documentar de qué forma los programas socio-emocionales se implementan y se vinculan con la enseñanza académica; evaluar los resultados observados entre diferentes grupos de niños en la escuela y monitorear y dirigirse a nuevos desarrollos vigentes, como los cambios de los recursos de administración escolar, iniciativas estatales y avances científicos.

Aplicaciones prácticas[editar | editar código]

  • Utilice listas de control para cerciorarse de que las actividades de aprendizaje socio-emocional que se planean, efectivamente se lleven a cabo.
  • Proporcionar personal que tenga la oportunidad de calificar o comentar las lecciones que se realizan; reportar lo que sí funcionó y lo que se puede mejorar en el futuro.
  • Aplicar encuestas breves entre los estudiantes y el personal para averiguar lo que más y lo que menos les gustó respecto a las actividades de aprendizaje socio-emocional, las oportunidades que tuvieron para utilizar las habilidades y las ideas conducentes a una mejora de la enseñanza.
  • Pregunte a las personas que trabajan en la escuela (y de ser posible a los padres) cómo sabrán que las habilidades académicas y socio-emocionales de los estudiantes mejoran, a efecto de diseñar indicadores para medir hasta dónde se lleva a cabo todo lo anterior.
  • Escriba en la hoja de reporte o en otro sistema de retroalimentación una lista de habilidades socio-emocionales o indicadores relacionados para que exista responsabilidad en este aspecto de la enseñanza y los métodos designados para mejorar la enseñanza tanto como sea necesario.

Referencias[editar | editar código]

  1. Elias, M.J., et al. (1997). Promoting social and emotional learning: guidelines for educators. Alexandria, VA, Association for Supervision and Curriculum Development.
  2. Fetterman, D.M.; Kaftarian, S. J.; Wandersman, A. 1996. Empowerment evaluation: knowledge and tools for self-assessment and accountability. Newbury Park, CA, Sage.
  3. Harvard Graduate School of Education. 2003. The evaluation exchange. Cambridge, MA: www.gse.harvard.edu/hfrp/eval/archives.html.
  4. Weissberg, R.P.; et al., eds. (1997). Healthy children 2010: establishing preventive services: issues in children’s and families’ lives, vol. 9. Thousand Oaks, CA, Sage Publications.

Fase de desarrollo o puesta en práctica de un currículum o programa educativo. Comprende el conjunto de procesos encaminados a adaptar el plan innovador. Puede ser juzgada en función de su “fidelidad” al diseño oficial o, por el contrario, por la adaptación propia que se hace a los contextos específicos.

Término introducido por Le Boterf, entendido como los conocimientos, procedimientos y actitudes que es preciso emplear para resolver una situación. Unos son recursos internos, que posee la persona, tales como conocimientos, procedimientos y actitudes; otros son externos, como todo aquello (ordenador, diccionario, compañero, etc.) a lo que se puede acudir para resolver exitosamente una situación.