Evalúe lo que usted realiza

De CNB
Saltar a: navegación, buscar
La evaluación de los esfuerzos de promoción del aprendizaje socioemocional es una responsabilidad ética que involucra el monitoreo de la implementaciónFase de desarrollo o puesta en práctica de un currículum o programa educativo. Comprende el conjunto de procesos encaminados a adaptar el plan innovador. Puede ser juzgada en función de su “fidelidad” al diseño oficial o, por el contrario, por la adaptación propia que se hace a los contextos específicos., la evaluación de resultados y la comprensión de las opiniones y reacciones de quienes llevan a cabo esa labor o reciben los esfuerzos.

Resultados de la investigación[editar | editar código]

Cuando las escuelas aceptan a los niños, asumen el compromiso de preparar a dichos estudiantes para el futuro. Si bien las escuelas no pueden garantizar los resultados de todos sus esfuerzos, tienen la responsabilidad de monitorear lo que ellos realizan y procurar su mejora continua. Por lo tanto, las escuelas necesitan formas de monitorear el aprendizaje y el desempeño de los estudiantes en todas las áreas, además de desarrollar habilidades socio-emocionales. Los esfuerzos en pro del aprendizaje socio-emocional deben monitorearse regularmente usando indicadores múltiples para asegurar que los programas se lleven a cabo tal como se planeó. Además, la información del resultado y las medidas de satisfacción del usuario de los programas vigentes pueden recopilarse a partir de diferentes fuentes.

La enseñanza debe adaptarse a circunstancias cambiantes. Esto sucede mediante el examen de opiniones de quienes imparten y reciben la enseñanza socio-emocional. Exige también documentar de qué forma los programas socio-emocionales se implementan y se vinculan con la enseñanza académica; evaluar los resultados observados entre diferentes grupos de niños en la escuela y monitorear y dirigirse a nuevos desarrollos vigentes, como los cambios de los recursosTérmino introducido por Le Boterf, entendido como los conocimientos, procedimientos y actitudes que es preciso emplear para resolver una situación. Unos son recursos internos, que posee la persona, tales como conocimientos, procedimientos y actitudes; otros son externos, como todo aquello (ordenador, diccionario, compañero, etc.) a lo que se puede acudir para resolver exitosamente una situación. de administración escolar, iniciativas estatales y avances científicos.

Aplicaciones prácticas[editar | editar código]

  • Utilice listas de control para cerciorarse de que las actividades de aprendizaje socio-emocional que se planean, efectivamente se lleven a cabo.
  • Proporcionar personal que tenga la oportunidad de calificar o comentar las lecciones que se realizan; reportar lo que sí funcionó y lo que se puede mejorar en el futuro.
  • Aplicar encuestas breves entre los estudiantes y el personal para averiguar lo que más y lo que menos les gustó respecto a las actividades de aprendizaje socio-emocional, las oportunidades que tuvieron para utilizar las habilidades y las ideas conducentes a una mejora de la enseñanza.
  • Pregunte a las personas que trabajan en la escuela (y de ser posible a los padres) cómo sabrán que las habilidades académicas y socio-emocionales de los estudiantes mejoran, a efecto de diseñar indicadores para medir hasta dónde se lleva a cabo todo lo anterior.
  • Escriba en la hoja de reporte o en otro sistema de retroalimentación una lista de habilidades socio-emocionales o indicadores relacionados para que exista responsabilidad en este aspecto de la enseñanza y los métodos designados para mejorar la enseñanza tanto como sea necesario.

Referencias[editar | editar código]

  1. Elias, M.J., et al. (1997). Promoting social and emotional learning: guidelines for educators. Alexandria, VA, Association for Supervision and Curriculum Development.
  2. Fetterman, D.M.; Kaftarian, S. J.; Wandersman, A. 1996. Empowerment evaluation: knowledge and tools for self-assessment and accountability. Newbury Park, CA, Sage.
  3. Harvard Graduate School of Education. 2003. The evaluation exchange. Cambridge, MA: www.gse.harvard.edu/hfrp/eval/archives.html.
  4. Weissberg, R.P.; et al., eds. (1997). Healthy children 2010: establishing preventive services: issues in children’s and families’ lives, vol. 9. Thousand Oaks, CA, Sage Publications.