Proveer andamios para tareas difíciles

De CNB
Saltar a: navegación, buscar
El docente provee a los estudiantes con soportes temporales y andamios para asistirlos en el aprendizaje de tareas difíciles.

Hallazgos de investigación[editar | editar código]

Los investigadores han provisto a los estudiantes con andamios o soportes de enseñanza, para ayudarlos a aprender tareas difíciles. Un andamio es un soporte temporal que es usado para asistir a quien está aprendiendo. Estos andamios se retiran gradualmente cuando los estudiantes se vuelven más competentes, aunque ellos pueden continuar apoyándose en los andamios cuando encuentran problemas particularmente difíciles. Proveer andamios es una forma de práctica guiada.

Los andamios incluyen el modelado de los pasos por el docente o pensar en voz alta mientras éste resuelve el problema. Los andamios también pueden ser herramientas, tales como tarjetas con pistas o listas que completen parte de la tarea para los estudiantes, o un modelo de la tarea completa contra el cual los estudiantes pueden comparar su propio trabajo.

El proceso de ayudar a los estudiantes a resolver problemas difíciles mediante el modelado y el andamiaje se denomina «aprendizaje cognitivoPerteneciente o relativo al conocimiento. La dimensión cognitiva está formada por conceptos como construcciones o imágenes, que representan la realidad mediante clases o categorías. Está formada igualmente por un conjunto de procesos (percepción, memoria, lenguaje, pensamiento). A nivel más abstracto, también los principios, que relacionan o ligan determinados hechos o conceptos de un modo determinado.». Durante este aprendizaje los estudiantes adquieren estrategias que les permitirán hacerse competentes como lectores y escritores y en la resolución de problemas. En ello son asistidos por un experto que modela, orienta y les provee soportes y andamios mientras ellos se vuelven independientes.

En el aula[editar | editar código]

Una forma de andamiaje es dar a los estudiantes palabras clave para los pasos que ellos pudiesen usar. Palabras clave tales como «quién», «por qué» y «cómo» ayudan a los estudiantes a aprender a hacer preguntas mientras leen. Enseñar a los estudiantes a hacer preguntas ha mostrado ayudar a los estudiantes en la comprensión de lectura.

Berkowitz (1986) desarrolló un esquema para ayudar a los estudiantes a organizar material:

  1. Dibujar un recuadro en el centro y escribir en él el titulo del artículo.
  2. Leer superficialmente el artículo para encontrar de cuatro a seis ideas principales.
  3. Escribir cada idea en un recuadro debajo del recuadro central.
  4. Encontrar y escribir de dos a cuatro detalles importantes para enumerar debajo de cada idea principal.

Otra forma de andamiaje es que el docente piense en voz alta. Por ejemplo, los docentes podrían pensar en voz alta al tratar de resumir un párrafo. Así, mostrarían el proceso de pensamiento por el que pasan al determinar el tema del párrafo y luego usar el tema para generar una oración de resumen. Un docente podría pensar en voz alta mientras resuelve una ecuación científica o escribe un ensayo, mientras asigna nombres a los procesos que usa. Pensar en voz alta provee a los aprendices novatos una forma de observar el «pensamiento experto», que usualmente está oculto para el estudiante. Los docentes pueden también estudiar el proceso de pensamiento de los estudiantes pidiéndoles que piensen en voz alta durante sus procesos de resolución de problemas.

Una característica de los docentes con experiencia es su habilidadCapacidad o destreza para hacer algo bien o con facilidad. para anticipar los errores de los estudiantes y advertirles acerca de posibles errores que algunos de ellos probablemente cometan. Por ejemplo, un docente puede hacer que los estudiantes lean un texto y mostrarles una oración resumen del tema escrita pobremente, para pedir a los estudiantes que corrijan dicha oración. Al enseñar división o sustracción, se les puede mostrar a los estudiantes los lugares donde estos cometen errores frecuentemente y luego discutir estos errores.

En algunos de los estudios, se les dio a los estudiantes una lista de chequeo para evaluar su trabajo. Un punto de la lista era: «¿He encontrado la información más importante que me dice más acerca de la idea principal?» o «¿Empieza cada oración con una letra mayúscula?» Luego el docente modelaba el uso de la lista.

En otros estudios, los estudiantes fueron provistos con modelos expertos contra los cuales pudieron comparar su trabajo. Por ejemplo, al enseñar a los estudiantes a generar preguntas, pudieron comparar sus preguntas con aquellas generadas por el docente. Similarmente, al aprender a escribir resúmenes, los estudiantes pudieron comparar sus resúmenes de un texto con aquellos generados por un experto.

Lecturas sugeridas[editar | editar código]

  1. Pressley, M. et al. (1995). Cognitive strategy instruction, 2nd ed. Cambridge, MA: Brookline Books.
  2. Rosenshine, B.; Meister, C. (1992). "The use of scaffolds for teaching higher-level cognitive strategies". Educational leadership, April, 26-33.