Tareas graduadas según su dificultad

De CNB
Saltar a: navegación, buscar
Los alumnos aprenden más cuando las tareas para realizar en casa están graduadas según su dificultad, comentadas y confrontadas por los profesores.

Resultados de investigación[editar | editar código]

Una síntesis de más de una docena de estudios sobre los efectos de las tareas realizadas en casa en varias materias ha mostrado efectos positivos en el rendimiento académico.

Éstos casi se triplican cuando los profesores dedican tiempo a graduar las tareas, corregirlas y hacer comentarios específicos acerca de las mejoras que pueden realizarse, así como a discutir los problemas y sus respectivas soluciones con los estudiantes, de manera individual y con toda la clase.

Este tipo de tareas también parecen ser eficaces en la enseñanza secundaria.

En el aula[editar | editar código]

Entre los países avanzados, Estados Unidos cuenta con el número más bajo de días lectivos debido a la larga duración de las vacaciones de verano. Los estudiantes estadounidenses invierten, además, menos tiempo, en promedio, en realizar tareas en casa. Es un hecho probado que realizar estas tareas en casa alarga el tiempo de estudio e incrementa el rendimiento académico, aunque también hay que considerar la calidad de las tareas que se piden y del trabajo efectuado. Igual que un taburete de tres patas, las tareas realizadas en casa necesitan un profesor que las asigne y que después las comente y corrija, unos padres que las guíen y un alumno que las haga. Si una de estas patas está débil, el taburete puede caerse. El papel de feedback del profesor –reforzar lo que se ha hecho correctamente y volver a trabajar lo que no se ha conseguido– es fundamental para maximizar el impacto positivo de estas tareas.

Los distritos y los colegios que tienen una reconocida política educativa sobre las tareas hechas en casa, y su temporalización (regulación en el tiempo), con más probabilidad obtendrán beneficios. Las consultas telefónicas de los estudiantes para solicitar ayuda han resultado ser muy útiles. Para aminorar la carga de trabajo asociada a la adecuación de las tareas, los profesores pueden emplear procedimientos mediante los cuales los alumnos califiquen sus propios trabajos y los de los compañeros. De este modo, pueden aprender habilidades sociales de trabajo cooperativo y cómo evaluar sus propios esfuerzos y los de los otros.

La calidad de las tareas es tan importante como la cantidad. Las tareas eficaces son aquellas que guardan conexión directa tanto con los temas de aprendizaje como con las habilidades de los alumnos.

Referencias[editar | editar código]

Paschal, R.; Weinstein, T.; Walberg, H.J. (1984). "Effects of homework: a quantitative synthesis". Journal of educational research (Washington, DC), vol. 78, p. 97–104.

Stevenson, H.W.; Lee, S.Y.; Stigler, J.W. (1986). "Mathematics achievement of Chinese, Japanese, and American children". Child development (Chicago, IL), vol. 56, p. 718-34.

Walberg, H.J. (1984). "Improving the productivity of America’s schools". Educational leadership (Alexandria, VA), vol. 41, núm. 8, p. 19-27.

Walberg, H.J. (1994). "Homework". En: Husen, T.; Postlethwaite, T.N., eds. International encyclopedia of education, 2a. ed. Oxford, UK, Pergamon.

Walberg, H.J.; Haertel, G.D., eds. (1997). Psychology and educational practice. Berkeley, CA, McCutchan Publishing.

Conjunto de acciones (formas de actuar o de resolver tareas), con un orden, plan o pasos, para conseguir un determinado fin o meta. Se trata de saber hacer cosas, aplicar o actuar de manera ordenada para solucionar problemas, satisfacer propósitos o conseguir objetivos. Forman los contenidos procedimentales.