Aprendizaje en grupos pequeños

De CNB
Saltar a: navegación, buscar
Al formar grupos pequeños de estudiantes para trabajar en actividades, problemas y tareas se puede incrementar el aprovechamiento de los alumnos en matemáticas.

Resultados de investigación[editar | editar código]

Abundante evidencia de investigación sobre la educación matemática indica que usar grupos pequeños de varios tipos para diferentes tareas en el aula tiene efectos positivos en el aprendizaje del alumno. Davidson, por ejemplo, revisó cerca de 80 estudios de matemáticas que comparaban el aprovechamiento de los estudiantes en grupos pequeños con la enseñanza tradicional a la clase completa. En más de 40% de estos estudios, los alumnos en grupos pequeños superaron significativamente el desempeño de los estudiantes del grupo de control. Sólo en dos de esos estudios los alumnos del grupo de control tuvieron un mejor desempeño que los del grupo pequeño, aunque en ellos había irregularidades en el diseño.

Luego de hacer una revisión de 99 estudios sobre métodos de aprendizaje en grupos cooperativos de escuelas primarias y secundarias, Slavin concluyó que estos métodos eran efectivos para mejorar el aprovechamiento de los estudiantes. Los métodos más eficientes enfatizan tanto las metas de grupo como la responsabilidad individual.

De la revisión hecha por Webb acerca de 17 estudios en los que se examina la interacción entre alumnos en grupos pequeños (de segundo a onceavo grados) surgieron varios resultados consistentes. Primero, explicar una idea, método o solución a un compañero del grupo se relaciona positivamente con el aprovechamiento. Segundo, no recibir la retroalimentación adecuada por parte de un compañero se relaciona negativamente con el aprovechamiento. La revisión de Webb mostró también que el trabajo en grupo era más efectivo cuando se enseñaba a los estudiantes cómo laborar en grupo y cómo dar y recibir ayuda. La ayuda obtenida era más efectiva si se proporcionaba en forma de explicaciones elaboradas (no sólo como respuesta) y después era aplicada al problema en cuestión o a uno nuevo.

Investigaciones sobre calidad han demostrado que otros resultados importantes, y a menudo no medidos –que van más allá del mejoramiento del aprovechamiento general–, pueden deberse al trabajo en grupos pequeños. En una de estas investigaciones, Yeckel, Cobb y Wood estudiaron un aula de segundo grado cuya estrategia principal para todo el año lectivo era la solución de problemas en pequeños grupos seguida de una discusión de la clase completa. Este enfoque creaba muchas oportunidades de aprendizaje que no ocurrían típicamente en las sesiones tradicionales, incluyendo oportunidades para la discusión en grupo y la resolución de puntos de vista conflictivos.

Asimismo, la investigación de Slavin mostró efectos positivos del trabajo en grupos pequeños en torno a las relaciones interétnicas y las actitudes de los estudiantes hacia la escuela.

En el aula[editar | editar código]

Los resultados obtenidos en la investigación apoyan claramente la organización de la clase en grupos pequeños para la enseñanza de las matemáticas. Este acercamiento puede redundar en el incremento del aprendizaje del estudiante, medido con estándares de aprovechamiento tradicionales, y también mejorar otros resultados importantes. Cuando se establecen grupos pequeños para la instrucción de las matemáticas, los maestros deben:

  • escoger tareas que involucren ideas y conceptos matemáticos importantes;
  • seleccionar tareas apropiadas para trabajar en grupo;
  • arreglar que los estudiantes trabajen al principio individualmente en una tarea para después hacerlo en un grupo donde los estudiantes compartan sus ideas y trabajo individual;
  • dar instrucciones y expectativas claras a cada grupo;
  • enfatizar tanto en metas grupales como la responsabilidad individual;
  • escoger tareas que capten el interés de los estudiantes;
  • asegurarse de que el trabajo de grupo concluya dando la oportunidad para que los conceptos y procedimientos clave emerjan de los estudiantes, de los maestros o de ambos.

Finalmente, como han revelado muchas investigaciones, los maestros no deben pensar en trabajar todo el tiempo con grupos pequeños, pero tampoco que no deben de conformarlos nunca. Es preferible que la instrucción en grupos pequeños sea considerada como una práctica educativa apropiada para ciertos objetivos de aprendizaje y también como una práctica útil junto con otros esquemas de organización, incluyendo la instrucción para una clase completa.

Referencias[editar | editar código]

Cohen, E.G. (1994). “Restructuring the classroom: conditions for productive small groups”, en Review of educational research (Washington, DC), vol. 64, p. 1-35.

Davidson, N. (1985). “Small group cooperative learning in mathematics: a selective view of the research”, en Slavin, R., ed. Learning to cooperate, cooperating to learn, p. 211-30. New York, Plenum Press.

Laborde, C. (1994). "Working in small groups: a learning situation?", en Biehler, R. et al., eds. Didactics of mathematics as a scientific discipline, p. 147-58. Dordrecht, Netherlands, Kluwer Academic Publishers.

Slavin, R.E. (1990). “Student team learning in mathematics”, en Davidson, N., ed. Cooperative learning in math: a handbook for teachers, p. 69-102. Reading, MA, Addison-Wesley.

Slavin, R.E. (1995). Cooperative learning: theory, research, and practice. 2a. ed., Boston, Allyn y Bacon.

Webb, N.M. (1991). “Task-related verbal interaction and mathematics learning in small groups”, en Journal for research in mathematics education (Reston, VA), vol. 22, p. 366-89.

Webb, N.M.; Troper, J.D. y Fall, R. (1995). “Constructive activity and learning in collaborative small groups”, en Journal of educational psychology (Washington, DC), vol. 87, p. 406-423.

Yackel, E.; Cobb, P. y Wood, T. (1991). “Small-group interactions as a source of learning opportunities in second-grade mathematics”, en Journal for research in mathematics education (Reston, VA), vol. 22, p. 390-408.

Indicadores de éxito de un plan escrito en forma específica.

Conjunto de acciones (formas de actuar o de resolver tareas), con un orden, plan o pasos, para conseguir un determinado fin o meta. Se trata de saber hacer cosas, aplicar o actuar de manera ordenada para solucionar problemas, satisfacer propósitos o conseguir objetivos. Forman los contenidos procedimentales.