Selección y formación de parejas

De CNB
Saltar a: navegación, buscar
Seleccione y forme parejas de aprendizaje con cuidado.

Hallazgos de investigación[editar | editar código]

Los resultados de las diferentes formas de seleccionar preceptores no ha sido sistemáticamente estudiada. En los Estados Unidos de Norte América, es muy común que los preceptores muchas veces sean ellos mismos estudiantes, reciban créditos o paga por enseñanza. En Europa, esto no es común, y hay mucho más énfasis en la enseñanza voluntaria. Se asume que los preceptores voluntarios están muy motivados. Pero, ¿durará su motivación? Esto se relaciona con la cuestión de que si la enseñanza es vista como un sustituto de la enseñanza profesional, o es tan valiosa como ésta, una experiencia complementaria y diferente por derecho propio.

La diferencia en habilidades entre el preceptor y el alumno es otra cuestión. Algunos resultados de investigación sugieren que la enseñanza dada por aquellos muy capaces en la materia es mucho más beneficioso para el alumno. Sin embargo, la enseñanza a un nivel mucho más bajo del suyo puede que pronto se vuelva aburrida para los preceptores, quienes es muy remoto que obtengan cualquier tipo de estimulaciónIncitación o excitación para iniciar o para avivar una actividad. u otro beneficio intrínseco. La enseñanza en parejas con una mucho menor diferencia en habilidades es más probable que represente más un reto y sea comprometedor para los preceptores. En esta situación, los alumnos puede que no ganen tanto, pero para los preceptores es probable que ganen más. En años recientes, ha aumentado el interés en los beneficios de enseñanza para los preceptores. Además, los preceptores casi aptos pueden tener más credibilidad como modelos para los alumnos, pues ellos mismos han pasado recientemente por el mismo predicamento y han aprobado, mostrando que es posible tener éxito con esfuerzo suficiente.[1][2][3]

La investigación sugiere que la diferencia de edades es mucho menos importante que la diferencia en habilidades, aunque sucede que ambas pueden ir de la mano. La investigación sobre diferencias en género no ha producido resultados consistentes, a pesar de haber alguna evidencia en que los hombres se benefician más que las mujeres de la enseñanza en algunos contextos, especialmente cuando funcionan como preceptores de alumnos varones[4] Por supuesto en algunos países, la idea de estudiantes enseñando a alumnos de mayor edad que ellos, o mujeres enseñando a hombres (por ejemplo), tal vez no sea aceptable culturalmente.

Aplicaciones prácticas[editar | editar código]

  • ¿Preceptores voluntarios o remunerados? Decida desde un principio si los preceptores serán remunerados o no, pues tendrá un efecto en el reclutamiento – para bien o para mal.
  • Permiso de los padres. Considere si será necesario obtener permiso de los padres, antes de comenzar las clases.
  • Plantee metasIndicadores de éxito de un plan escrito en forma específica. claras. El alumno y el preceptor deben ponerse de acuerdo en qué es lo que están tratando de lograr. No sea muy ambicioso.
  • Diga cuando no sepa. Nadie lo sabe todo. Los preceptores (y planificadores de enseñanza) deben siempre decir cuando no están seguros. Enseñar algo que está mal daña a ambos, tanto al preceptor como al alumno.
  • Decida la diferencia en habilidades. ¿Deben los preceptores y alumnos tener casi la misma habilidadCapacidad o destreza para hacer algo bien o con facilidad. en la materia a enseñar, o hay mucha diferencia? ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de cada uno?
  • Tome en cuenta las personalidades. También prevea la posibilidad de choques de personalidad al elegir parejas. Por ejemplo, no ponga juntos a un alumno muy callado y tímido con un preceptor dominante y estricto. Amistades ya formadas puede que funcionen bien juntas o tal vez puede que se dediquen a hablar de todo menos de trabajo. No acepte necesariamente la preferencia del alumno por un preceptor en particular.
  • Papeles fijos o recíprocos. Incluso en una pareja con muy distintas habilidades, a veces funciona que el alumno trate de enseñar algo al preceptor. Ésta es una manera muy eficaz de revisar si el alumno en verdad está entendiendo.
  • Planee tiempo para contactarse. ¿Qué tan seguido se encontrarán cada semana? ¿Dónde? ¿Cuánto durará cada clase? ¿Durante cuántas semanas? Ambos el alumno y el preceptor deben estar claros acerca de su compromiso.
  • Manejar las inasistencias. Considere cómo va a manejar las ausencias del alumno o del preceptor. Tal vez desee llamar a otro preceptor como sustituto.

Notas[editar | editar código]

  1. Cohen, P.A.; Kulik, J.A.; Kulik, C-LC. 1982. Educational outcomes of research journal (Resultado educativos de un diario de investigación). (Washington, DC) vol 19, no. 2, p. 237-48.
  2. Sharpley, A.M.; Sharpley, C.F. 1981. Peer tutoring: a review of the literature. (Enseñanza en pares: revisión de literatura). Collected original resources in education (CORE) (Abingdon, UK), vol. 5, no. 3, 7–C11 (fichas 7 and 8).
  3. Topping, K.J.; Ehly, S., eds. 1998. Peer-assisted learning (Aprendizaje asistido de pares). Mahwah, NJ; London, Lawrence Erlbaum Associates.
  4. Topping, K.J. 2000b. Peer assisted learning: a practical guide for teachers. (Aprendizaje de pares asistido: una guíaEn el continuo de ''coaching'' es el rol de ser muy directo y enseñar, mostrar, guiar, etc. práctica para maestros) Cambridge, MA, Brookline Books.