Creación de alumnos motivados

De CNB
Saltar a: navegación, buscar
El aprendizaje está fuertemente influido por la motivación del alumno. La conducta y las afirmaciones de los maestros pueden motivarlos hacia el estudio.

Resultados de investigación[editar | editar código]

Los alumnos motivados son fáciles de reconocer: tienen una gran pasión por alcanzar sus metas y están dispuestos a realizar grandes esfuerzos durante el aprendizaje; también muestran gran determinación y persistencia. Esto afecta la cantidad y la calidad de lo que aprenden. Todos los maestros desean tener estudiantes motivados en sus clases. Pero ¿cómo pueden lograrlo?

Los psicólogos distinguen dos tipos de motivación: la extrínseca y la intrínseca. La primera resulta de la gratificación positiva usada para incrementar la frecuencia de la conducta deseada. Elogios, altas calificaciones, reconocimientos, dinero y comida pueden usarse para tal efecto. La motivación intrínseca ocurre cuando el estudiante participa activamente en las actividades sin requerir un reconocimiento por ello. Los niños a quienes les gusta armar rompecabezas por diversión demuestran una motivación intrínseca.

Una característica relevante de los estudiantes intrínsecamente motivados es su creencia de que el esfuerzo es importante para el éxito. Mediante su conducta y afirmaciones los maestros pueden influir en la determinación de logro de sus estudiantes.

En el aula[editar | editar código]

Los maestros deben pronunciar afirmaciones alentadoras que reflejen una evaluación honesta del desempeño del estudiante:

  • Reconozca los logros del alumno.
  • Atribuya los logros del estudiante a factores internos, no a los externos (por ejemplo, “Tienes buenas ideas”).
  • Ayude a los estudiantes a creer en sí mismos (“Haz hecho un gran esfuerzo en matemáticas y tus calificaciones han mejorado mucho”).
  • Retroalimente al alumno acerca de las estrategias que usa e instrúyalo sobre cómo mejorarlas.
  • Ayude a los estudiantes a establecer metas realistas.

También es importante:

  • Abstenerse de agrupar a los estudiantes según sus habilidades. Estos grupos envían el mensaje de que la habilidad tienen más valor que el esfuerzo.
  • Promover la colaboración más que la competencia. La investigación sugiere que las disposiciones competitivas que alientan a los estudiantes a trabajar solos para alcanzar calificaciones más altas y reconocimientos tienden a dar el mensaje de que lo que se evalúa es la habilidad y mina o disminuye la motivación intrínseca.
  • Proporcionar tareas nuevas e interesantes, apropiadas al grado de dificultad, que reten la curiosidad del alumno y las habilidades de pensamiento de alto nivel.

Referencias[editar | editar código]

  1. Deci, E.L.; Ryan, R. (1985). Intrinsic motivation and self-determination in human behaviour. New York, Plenum Press.
  2. Dweck, C.S. (1989). "Motivation." En: Lesgold A.; Glaser, R., eds. Foundations for a psychology of education, p. 87-136. Hillsdale, NJ, Erlbaum.
  3. Lepper, M.; Hodell, M. (1989). "Intrinsic motivation in the classroom." En: Ames, C.;
  4. Spaulding, C.L. 1992. Motivation in the classroom. New York, McGraw-Hill.

Indicadores de éxito de un plan escrito en forma específica.

Proceso por el cual las personas adquieren cambios en su comportamiento, mejoran sus actuaciones, reorganizan su pensamiento o descubren nuevas maneras de comportamiento y nuevos conceptos e información.

Capacidad o destreza para hacer algo bien o con facilidad.

Capacidad o disposición que ha desarrollado una persona para afrontar y dar solución a problemas de la vida cotidiana y a generar nuevos conocimientos. Es la capacidad para actuar de manera pertinente ante una situación compleja, movilizando de manera integrada los recursos necesarios para resolverla de modo adecuado.Tiene una doble dimensión: a) posesión de un conjunto de recursos o capacidades (cognitivos, de procedimientos y de actitudes), y b) capacidad para movilizarlos en una situación de acción.