Sesiones innovadoras de enseñanza

De CNB
Saltar a: navegación, buscar
Proporcionar sesiones múltiples mediante múltiples medios.

Resultados de la investigación[editar | editar código]

Para que la educación acerca del vih/sida sea efectiva, no debe limitarse a una sola sesión rápida. La experiencia de los programas que han sido exitosos sugiere que emplear por lo menos cuatro horas en el salón de clase, durante un periodo determinado, es fundamental para lograr, incluso, un efecto mínimo en el conocimiento, las actitudes y las intenciones de cambios de conducta en los estudiantes. En consecuencia, de diez a 14 sesiones darán mejores resultados.

Las clases acerca del vih/sida deberán considerarse clases diferentes. La utilización de herramientas diversas (por ejemplo, historias, representaciones, conferencias y autoexámenes) da a los estudiantes la oportunidad de participar en el aprendizaje. Otras herramientas que contribuyen a la enseñanza innovadora en este tema son las presentaciones de video, las búsquedas en internet, las visitas a hospitales y centros de salud, así como las pláticas en el salón de clases y los debates.

La repetición efectiva de los mensajes básicos acerca del vih/ sida requiere de claridad, constancia y una variedad suficiente de recursos didácticos para mantener la atención de los estudiantes. La cooperación en el aprendizaje es otra estrategia que da la oportunidad de participar activamente en el mejoramiento de las habilidades grupales, además de que estimula una mayor retentiva y un aprendizaje más disfrutable.

La educación y la prevención del vih/sida no deberán ser responsabilidad solamente de un sector de la comunidad. Involucrar a los padres, a la opinión pública, a los líderes religiosos locales, a los maestros, a los administradores escolares, a los organismos comunitarios, a las asociaciones de salud y a los propios jóvenes asegurará que la educación preventiva sea culturalmente importante y acorde con los valores religiosos y sociales.

Solicitar la participación de todos, en todas las fases de la educación preventiva del vih/sida, hará que ésta sea más accesible, que aumente su credibilidad, el aprendizaje participativo y el cambio de conducta. La autosuficiencia de los maestros como educadores de la sexualidad y del sida mejorará si las escuelas involucran a los padres durante las actividades de educación acerca del vih/sida. Los maestros deberán proporcionar a los padres directrices para abordar este y otros temas de salud en casa.

Las actitudes positivas, que no emitan juicios del personal escolar, y una combinación de estrategias de comunicación son esenciales para promover y mantener involucrados a los padres en las actividades de la escuela.

En la escuela[editar | editar código]

  • Utilice un currículo que ofrezca una variedad de herramientas de enseñanza. Haga que las clases de vih/sida sean interesantes e importantes para los estudiantes.
  • Planee sesiones múltiples, de por lo menos cuatro clases repartidas en un determinado periodo.
  • Involucre a los padres de familia y, si es posible, a otros sectores de la comunidad. Sostenga actividades para estudiantes y para sus padres, por separado, así podría mejorar la comunicación entre ellos en lo que concierne a la prevención del vih/sida.
  • Mediante la enseñanza que propicie la participación, los estudiantes podrían llevar a casa los mensajes acerca de la prevención del vih/sida. Elabore tarjetas con información “para llevar” y sugiera que los padres e hijos hablen acerca del vih/sida.

Referencias[editar | editar código]

  1. Ragon, B. et al. (1995). "The effect of a single affective HIV/AIDS educational programme on college students’ knowledge and attitudes". AIDS education and prevention (Nueva York, NY), vol. 7, núm. 3, 221-231.
  2. Siegel, D. et al. (1996). "Change in junior high school students AIDS-related knowledge, misconceptions, attitudes, and HIV-preventive behaviours: effects of a schoolbased intervention". Journal of community health (Nueva York, NY), vol. 21, núm. 1, 23-35.

Proceso por el cual las personas adquieren cambios en su comportamiento, mejoran sus actuaciones, reorganizan su pensamiento o descubren nuevas maneras de comportamiento y nuevos conceptos e información.

Término introducido por Le Boterf, entendido como los conocimientos, procedimientos y actitudes que es preciso emplear para resolver una situación. Unos son recursos internos, que posee la persona, tales como conocimientos, procedimientos y actitudes; otros son externos, como todo aquello (ordenador, diccionario, compañero, etc.) a lo que se puede acudir para resolver exitosamente una situación.

Son los pensamientos, sentimientos y comportamientos expresados dentro de un grupo particular, varía dependiendo de la cultura, la persona y la época; es dinámica, aprendida, refleja el entorno socio-cultural y es cambiante.

Sistema social para expresar ideas y manifestarlas al prójimo. Este sistema existe dentro de un entorno social (sistema social) y un sistema lingüístico (ejemplos son el español, francés, k’iche’, kaqchikel, etc.) Tienen que existir ambos sistemas para que pueda existir la comunicación.

Conjunto de experiencias, planificadas o no, que tienen lugar en los centros educativos como posibilidad de aprendizaje del alumnado. Una perspectiva tradicional acentúa el carácter de plan (con elementos como objetivos, contenidos, metodología y evaluación), frente a un enfoque práctico que destaca las experiencias vividas en el proceso educativo.