La tienda juguetona

De CNB
Saltar a: navegación, buscar
La tienda juguetona
Proyecto presentado por
Eduardo Agusto Vicente Porres
Eduardo Agusto Vicente Porres.png
Establecimiento
Escuela Oficial Rural Mixta, Caserío San José Sigüilá, Aldea Xequemeyá, Momostenango, Totonicapán
Grado
Tercero primaria

Proyecto ganador del Premio Maestro 100 Puntos 2011[editar | editar código]

El maestro Eduardo Augusto Vicente Porres fue ganador del Premio Maestro 100 Puntos en el año 2011 con el proyecto del área de Productividad y Desarrollo denominado “La tienda juguetona”. A continuación se describe su proyecto.

La escuela y el aula[editar | editar código]

La escuela se encuentra a una distancia de 21 kilómetros de la cabecera municipal, todo el camino es de terracería. Está ubicada en el centro de la comunidad de San José Sigüilá. Algunas aulas están pintadas de color verde y otras de blanco. La escuela tiene 6 aulas, un laboratorio de computación, una biblioteca, una bodega para la refacción escolar, una bodega de diferentes enseres, cocina y salón de usos múltiples. Además cuenta con una extensa área de siembra de hortalizas rodeada de árboles.

El aula es pequeña, sin embargo está muy bien condicionada y los alumnos ordenados por grupos. No había mucho material didáctico en las paredes del aula, aunque si estaba decorada.

Objetivos[editar | editar código]

  • Coadyuvar en el proceso educativo infantil con un modo alternativo para una mejor enseñanza.
  • Lograr en los niños una forma práctica, fácil y dinámica para mejorar la forma de aprender.
  • Utilizar elementos de la comunidad para el aprendizaje significativo y contextual.
  • Que los alumnos sean actores de su propio aprendizaje.

Descripción del proyecto[editar | editar código]

La tienda juguetona inició en el año 2005 y se encuentra instalada en el salón de clase del maestro, es un tipo de rancho elaborado de carrizo parecido a la caña de azúcar. Debido a su adaptabilidad puede utilizarse en cualquier materia y contenido, puede convertirse desde una tienda, ferretería, farmacia, estación de bomberos, oficina del sector público y hasta algo más sencillo como una parada de bus.

El proyecto consiste en desarrollar el contenido de alguna materia, La tienda juguetona entra a interactuar con los niños y ellos entre sí, despertando su interés hasta en los niños más inquietos o los más pasivos. En el área de matemática cuando ven el punto decimal y sus funciones, La tienda juguetona se convertirá en una tienda de mercado. A esta tienda los niños y niñas van a hacer compras de la canasta básica haciendo transacciones comerciales (de compra y venta). En ese momento comercial se incluyen contenidos como la suma, resta, multiplicación, el uso de la moneda, planteamientos de problemas y otros. Los estudiantes desarrollan habilidades: relacionadas con las compras para los que actúan fuera de la tienda, y la venta para quienes que actúan dentro. Todos los materiales que utilizan son elaborados por ellos mismos.

Les acompañan siempre niños monitores, cuyo papel es ayudar los que tienen dificultad para seguir el ritmo. Ese dinamismo inyecta creatividad y desarrolla las habilidades de emprendimiento en sus alumnos. De igual forma La tienda juguetona puede utilizarse en Comunicación y Lenguaje, Medio Social y Natural y hasta en Formación Ciudadana. Esta práctica permite realizar la integración de áreas.

Los materiales utilizados en el proyecto[editar | editar código]

El recurso fundamental es la tienda. Además se usan materiales de desecho como botellas, envases vacíos, empaque o envoltorios de alimentos y golosinas, frutas, vegetales, semillas, canastas, cuadernos, marcadores, cartulina, lápices.

Motivaciones[editar | editar código]

Se motivo a realizar el proyecto desde hace cinco o seis años en su vida personal también vive del comercio informal y pudo ser testigo de que un pequeño aprendió a sumar con tan solo vender chipilín. De esa vivencia nació la idea. El ranchito fue construido con los estudiantes de sexto Primaria.

Áreas de enseñanza involucradas[editar | editar código]

  • Matemáticas
  • Comunicación y Lenguaje
  • Formación Ciudadana
  • Ambiente Social y Natural
  • Educación Física

Resultados obtenidos con la implementación del proyecto[editar | editar código]

Los niños descubren la práctica matemática y de otras áreas sin miedo por medio de una actividad que no está distante a su vida real. Encuentran una aplicación directa en la cotidianidad. Aprenden cosas prácticas que les ayudará a ser mejores personas y a relacionarse con su mundo, en el que realizan el comercio como una forma de vida. Comparten experiencias y conocimientos con niños de otros grados y con sus padres.

Relación e impacto en la comunidad educativa[editar | editar código]

Tiene muy buena relación con los maestros, es colaborador y respetuoso. Es buena persona, tranquilo y amistoso. Los niños y niñas admiran cómo los trata su maestro. Enseña bien. La matemática la enseña con paciencia. Informa regularmente a los padres del progreso de sus hijos.

Ha sido docente voluntario o ad honorem para el Instituto Guatemalteco de Educación Radiofónica (IGER) por casi doce años. También trabajó en el Instituto UTIXOM donde enseñó la primaria a jóvenes y adultos.

Sus méritos[editar | editar código]

  • Demuestra mucha creatividad en el desarrollo de la dinámica de aprendizaje y mucha inventiva de

parte de los alumnos.

  • Desempeña a un buen papel de facilitador, fomenta el trabajo en grupo y fortalece la comunicación.
  • Genera una metodología para desarrollar las competencias de productividad y desarrollo del CNB.

Pasantías[editar | editar código]

El maestro Eduardo Agusto Vicente Porras compartió sus experiencias con docentes ganadores del Premio Maestro 100 Puntos, como anfitrión en su escuela, donde intercambiaron experiencias y lecciones aprendidas en sus respectivos proyectos. Aquí se resume dichas experiencias, que fueron compartidas con sus respectivos estudiantes y compañeros docentes.

Maestro(a) que visita Escuela Acompañantes del maestro que visita Maestro(a) anfitrión Escuela Acompañantes del maestro anfitrión
María Candelaria Alvarado de Saquic (Maestra 100 Puntos 2009) EOUM San Bartolomé, Quetzaltenango Estudiantes, docentes y director Eduardo Agusto Vicente Porras (Maestro 100 Puntos 2011) EORM Caserío San José Sigüilá, Aldea Xequemeyá, Momostenango, Totonicapán Estudiantes, docentes y director

En la teoría del aprendizaje significativo, la persona que aprende –aprendiz– es el centro del proceso, el que construye su propio aprendizaje al atribuirle significado a lo que aprende.

Proceso por el cual las personas adquieren cambios en su comportamiento, mejoran sus actuaciones, reorganizan su pensamiento o descubren nuevas maneras de comportamiento y nuevos conceptos e información.

Sistema social para expresar ideas y manifestarlas al prójimo. Este sistema existe dentro de un entorno social (sistema social) y un sistema lingüístico (ejemplos son el español, francés, k’iche’, kaqchikel, etc.) Tienen que existir ambos sistemas para que pueda existir la comunicación.

Conjunto de sonidos articulados con que el hombre manifiesta lo que piensa o siente (DRAE). Facultad que sirve para establecer comunicación en un entorno social, se le considera como un instrumento del pensamiento para representar, categorizar y comprender la realidad, regular la conducta propia y de alguna manera, influir en los demás.

Espacio vital en el que se desarrolla el ser humano. Conjunto de estímulos que condicionan al ser humano desde el momento mismo de su concepción.

Fase de desarrollo o puesta en práctica de un currículum o programa educativo. Comprende el conjunto de procesos encaminados a adaptar el plan innovador. Puede ser juzgada en función de su “fidelidad” al diseño oficial o, por el contrario, por la adaptación propia que se hace a los contextos específicos.

En el continuo de coaching es el rol de facilitar el trabajo en grupo.

Sistema social para expresar ideas y manifestarlas al prójimo. Este sistema existe dentro de un entorno social (sistema social) y un sistema lingüístico (ejemplos son el español, francés, k’iche’, kaqchikel, etc.) Tienen que existir ambos sistemas para que pueda existir la comunicación.