Lenguaje oral

De CNB
Saltar a: navegación, buscar
El progreso de la lectura a edad temprana depende del desarrollo del lenguajeConjunto de sonidos articulados con que el hombre manifiesta lo que piensa o siente ([http://lema.rae.es/drae/?val=Lenguaje DRAE]). Facultad que sirve para establecer comunicación en un entorno social, se le considera como un instrumento del pensamiento para representar, categorizar y comprender la realidad, regular la conducta propia y de alguna manera, influir en los demás. oral.

Resultados de la investigación[editar | editar código]

Por lo general, si durante el crecimiento los niños son educados por adultos comprensivos, desarrollan destrezas del habla y del lenguaje de manera natural y sin esfuerzo. Aprender a leer es un proceso diferente, porque se trata de aprender acerca de un sistema simbólico (la escrituraProceso mecánico mediante el cual se aprende a representar palabras y oraciones con la claridad necesaria para que puedan ser leídas por alguien que tenga el mismo código lingüístico. La escritura es la representación gráfica de nuestro lenguaje.) utilizado para representar al habla. Antes de que los niños comiencen a aprender a asociar la forma escrita con el habla, necesitan aprender vocabularioCapacidad de producir una palabra específica para un significado o la habilidad de comprender palabras., gramáticaUna teoría o hipótesis, sobre la organización del lenguaje en la mente de los hablantes de una lengua el conocimiento subyacente que permite la comprensión y producción del idioma. y un sistema de sonidos de la lengua oral. La investigación ha mostrado que existe una estrecha relación entre el vocabulario oral y la destrezaHabilidad, facilidad o arte para hacer algo bien hecho. lectora a edad temprana. La destreza para prestar atención a los sonidos individuales dentro de las palabras (conciencia fonológicaEs la habilidad para identificar y manipular sonidos en el lenguaje oral. Cuando los estudiantes logran dominar esta habilidad, tienen la capacidad de identificar sonidos y pueden comprender que las palabras están formadas por sonidos y que estos se pueden representar con letras y palabras. y fonémica) es también una destreza oral que se asocia estrechamente con la destreza lectora.

Aplicaciones prácticas[editar | editar código]

  • La casa es el lugar ideal donde los niños pequeños desarrollan destrezas del lenguaje al interactuar con los adultos y con otros niños.
  • Los maestros pueden proporcionar oportunidades para que los niños desarrollen su lenguaje oral contando historias o con actividades de exposición oral (“muestra y explica”).
  • Se debe motivar a los niños pequeños a utilizar el lenguaje oral para que puedan expresarse, al mismo tiempo que aprenden acerca de la palabra impresa y los libros tanto en la casa como en la escuela.
  • La lectura compartida entre grupos de estudiantes con libros de gran formato es una estrategia de enseñanza efectiva que introduce a los niños en los libros y en la lectura, motivándolos al mismo tiempo a hablar de lo que hayan leído.
  • El dictado de historias en clase utiliza el lenguaje oral de los niños a manera de actividades estructuradas de lectura y escritura con la ayuda del profesor. Primero, el niño cuenta una historia con sus propias palabras, el profesor la escribe en el pizarrón para leerla después en voz alta. Posteriormente, los alumnos toman su turno para practicar la lectura en voz alta leyendo la historia.
  • Para estudiantes de más edad y para adultos que aprenden a leer en un segundo idioma o lengua extranjera, es muy importante desarrollar una buena competencia en el idioma en cuestión. Esto significa tener amplias oportunidades para hablar y utilizar el lenguaje.

Referencias[editar | editar código]

  1. Snow, C.; Burns, M.; Griffin, P., eds. (1998). Preventing reading difficulties in young children. Washington, DC: National Academy Press.
  2. Bernhardt, E.B. (2000). "Second language reading as a case study of reading scholarship in the 20th century". En: Kamil M.L.; Mosenthal, P.B.; Pearson, P.D., eds. Handbook of reading research, vol. 3, 813-34. Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum, 2000.