Educadores capacitados profesionalmente y activamente comprometidos

De CNB
Saltar a: navegación, buscar
Conviértase en un “educador de vih/sida” eficaz, mediante la adquisición de habilidades y métodos de enseñanza adecuados.

Resultados de la investigación[editar | editar código]

Los métodos utilizados para educar en la prevención del vih/sida de manera eficaz se alejan de las materias y áreas más tradicionales. Es necesario que los maestros aprendan habilidades adicionales, métodos y modelos de instrucción y, tal vez, cambien sus formas tradicionales de enseñar, con el fin de proporcionar desde la escuela una educación acerca del vih/sida de manera efectiva, utilizando diferentes canales.

Poner en marcha programas educativos de prevención del vih/sida es similar a la introducción de cualquier innovación en una escuela. Es probable que los maestros se sientan amenazados, examinados, preocupados o incómodos en este nuevo papel. En tanto que maestros e individuos, más allá de dominar nuevas técnicas de enseñanza, los maestros deberán abordar y superar sus propios sentimientos de incomodidad social, así como sus predisposiciones y prejuicios. Para que los educadores sean capaces de abordar la sexualidad humana y la prevención del vih/sida ante niños y adolescentes de manera competente y cómoda, es necesario que estén bien capacitados; de lo contrario, estarán en desventaja al tratar con poblaciones en riesgo de infección por el vih/sida.

La prevención y la no discriminaciónDestrezas fonológica que consiste en distinguir los distintos “sonidos” o fonemas. por vih/sida son temas complejos, ya que exigen educadores capacitados, que hayan adquirido cualidades que les permitan ser agentes de cambio de conductas en las escuelas. Con frecuencia, la investigación se ha acercado a la cuestión de una educación efectiva acerca del sida sólo en términos muy generales. Sin embargo, se ha descubierto que los maestros que al principio se mostraban renuentes a abordar la prevención del vih/sida en una manera que alentara la participación de los estudiantes, pudieron superar este obstáculo gracias a las sesiones de capacitación. Para ilustrar mejor la necesidad de la capacitación y la flexibilidad, y ofrecer algunas directrices, los rasgos de los educadores que mostraron eficacia en el tema del vih/sida fueron señalados, en gran parte, por los propios estudiantes entrevistados al respecto. Dichos méritos consisten en:

  • Buena compenetración y comunicaciónSistema social para expresar ideas y manifestarlas al prójimo. Este sistema existe dentro de un entorno social (sistema social) y un sistema lingüístico (ejemplos son el español, francés, k’iche’, kaqchikel, etc.) Tienen que existir ambos sistemas para que pueda existir la comunicación. con sus alumnos
  • CapacidadTérmino utilizado, a menudo, como un saber hacer. Se suele aceptar que, por orden creciente, en primer lugar estaría la habilidad, en segundo lugar la capacidad, y la competencia se situaría a un nivel superior e integrador. Capacidad es, en principio, la aptitud para hacer algo. Todo un conjunto de verbos en infinitivo expresan capacidades (analizar, comparar, clasificar, etc.), que se manifiestan a través de determinados contenidos (analizar algo, comparar cosas, clasificar objetos, etc.). Por eso son, en gran medida, transversales, susceptibles de ser empleadas con distintos contenidos. Una competencia moviliza diferentes capacidades y diferentes contenidos en una situación. La competencia es una capacidad compleja, distinta de un saber rutinario o de mera aplicación. para conducir discusiones abiertas y francas
  • Capacidad para identificarse con los estudiantes y mostrar sensibilidad
  • Ser respetuosos con los estudiantes y mostrarles confianza
  • Conciencia de la sexualidad propia y la de los demás
  • Un vasto conocimiento del vih/sida
  • Tener una actitudPredisposición a actuar de determinada manera. abierta
  • Sinceridad
  • Sentido del humor

El entrenamiento de los educadores puede comenzar en las instituciones formadoras de docentes, después puede seguir durante su servicio social y posteriormente ser enfocado a grupos particulares en el sector educativo (por ejemplo, desarrolladores de planes de estudio, elaboradores de políticas, inspectores). Mediante sus esfuerzos los docentes pueden aumentar sus niveles de preparación y eficacia como educadores especializados en la prevención del vih.

En la escuela[editar | editar código]

  • Recabe la información más actualizada y relevante acerca del vih/sida, sus formas de transmisión y prevención, así como las consecuencias sociales de la enfermedad.
  • Aborde el tema de los derechos humanos en relación con el vih/sida.
    • La discriminación contra quienes padecen el vih/sida.
    • La creación de ambientes laborales y escolares que propicien que el personal y los estudiantes infectados se sientan aceptados.
    • El derecho de las personas infectadas a la vida, al trabajo y al estudio.
  • Practique métodos de participación con un grupo piloto de estudiantes, antes de utilizarlos en una clase normal.
  • Entienda sus propias actitudes, valores y conductas relacionados con el vih/sida y fomente la confianza en los mensajes que desee transmitir a sus estudiantes.
  • Hable de estos temas con uno o más colegas en la escuela. Trabajar en grupo siempre es mejor que trabajar individualmente.

Referencias[editar | editar código]

  1. Basch, C. (1989). "Preventing AIDS through education: concepts, strategies, and research priorities". Journal of school health (Kent, OH), vol. 59, núm. 7, 296-300.
  2. Gingiss, P.; Basen-Engquist, K. (1994). "HIV education practices and training needs of middle school and high school teachers". Journal of school health (Kent, OH), vol. 64, núm. 7, 290-295.
  3. Kirby, D. (1995). "Sexual and HIV/AIDS education in schools". British medical journal (London), núm. 311, 403. Kirby, D. et al. (1994). "School-based programs to reduce sexual risk behaviors: a review of effectiveness". Public health reports (Hyattsville, MD), vol. 10, 339-60.
  4. Schenker, I.; Greenblatt, C. (1993). "Israeli youth and AIDS: knowledge and attitude changes among high school students following an AIDS education program". Israel journal of medical sciences (Jerusalem), vol. 29, núm. 10, 41-47.