Desarrollo y estructura de una sesión

De CNB
Saltar a: navegación, buscar
Foto: Sandra Sebastián
Cada sesión está diseñada para ejercitar y desarrollar un tema específico, pero todas comparten una estructura similar mediante la cual se pretende que el grupo de participantes pueda reflexionar sobre el tema desde la práctica, comprenderlo mejor mediante la teoría y luego cuestionarse cómo se aplica en su vida y los cambios a los que le invita. Por ello se han establecido los siguientes cuatro pasos para el desarrollo de las sesiones:
  1. Bienvenida: En este momento es importante que el líder dé la bienvenida del grupo haciéndole sentir la alegría de encontrarse para una nueva sesión. Deberá tomar asistencia y comentar sobre las causas de ausencia de algún compañero, haciendo sentir la importancia que da a cada uno. Anunciar eventos especiales como cumpleaños, logros escolares u otros.
  2. Introducción al tema: Mediante una dinámica y un ejercicio, el grupo visualiza las situaciones prácticas en las que se enfrenta a lo que se trabajará como tema y empieza a reflexionar sobre cómo se da en su comunidad.
  3. Definir/teorizar: Con ayuda de conceptos, mapas conceptuales, lecturas y resúmenes, el grupo intenta comprender el tema y definir su situación en la comunidad.
  4. Aplicación a la vida: Se invita a los participantes, de forma individual o grupal –según sea el caso–, a analizar la aplicación del tema en su vida y qué cambios de actitudes implica de su parte.

Con el propósito de que el líder pueda identificar claramente qué es lo que pretende lograr con cada sesión y tener a la mano la información necesaria para su preparación, al inicio de cada una se incluye la tabla para el facilitador. Esta tabla presenta la siguiente información:

  • Nombre y número de la sesión.
  • Al terminar la sesión... (los objetivos de la sesión).

• Conceptos clave: Algunas definiciones, conclusiones e ideas centrales que deben desarrollarse durante la sesión. • Materiales: lista de materiales que necesitará para desarrollar la sesión. • Recursos de apoyo: libros, textos o folletos a los que puede recurrir para prepararse previo a la sesión y en el trabajo con los participantes.

A lo largo de la descripción de las actividades de cada sesión, se usan distintos formatos de letra para que el líder identifique las instrucciones que debe dar, algunos mensajes que son para él pero no debe compartir con el grupo, y las respuestas que se espera obtener de los participantes durante las actividades.

  • Mensajes para los participantes: Están escritos en itálica y aparecen en color rojo. Los mensajes deben leerse a los participantes, ya sean instrucciones, conceptos o preguntas.
  • Respuestas esperadas: Escritas en negritas encontrarán las respuestas esperadas del grupo.

Término introducido por Le Boterf, entendido como los conocimientos, procedimientos y actitudes que es preciso emplear para resolver una situación. Unos son recursos internos, que posee la persona, tales como conocimientos, procedimientos y actitudes; otros son externos, como todo aquello (ordenador, diccionario, compañero, etc.) a lo que se puede acudir para resolver exitosamente una situación.