Establezca objetivos para focalizar la enseñanza

De CNB
Saltar a: navegación, buscar
El establecimiento de objetivos y la solución de problemas dan al aprendizaje dirección y energía.

Resultados de la investigación[editar | editar código]

Los niños necesitan aprender muchas cosas, pero sin un sentido de conexión con lo que se aprende es poco probable que retengan lo aprendido para emplearlo en sus vidas. Cuando su aprendizaje se despliega en términos de objetivos comprensibles (que los niños jueguen un papel cada vez más importante en la definición de esos objetivos a medida que crecen), los niños se comprometen y se concentran más, lo que hace menos probable la aparición de problemas de conducta. Son particularmente valiosas las experiencias de aprendizaje que coordinen e incorporen aspectos diversos del aprendizaje en diferentes áreas y a lo largo del tiempo, así como aquellas experiencias que se vinculan a la vida extra escolar en el presente y en el futuro.

Los niños también se benefician cuando aprenden estrategias de solución de problemas que pueden aplicar al enfrentar nuevas situaciones. Es particularmente enriquecedora una enseñanza de la lectura que incluya el examen de procesos de resolución de problemas y toma de decisiones utilizados por personajes de las diferentes historias leídas. Lo mismo vale para la enseñanza de historia e historia contemporánea, la cual permite que los estudiantes pongan atención en las diferentes perspectivas de individuos y grupos, y los procesos de resolución de problemas que hayan utilizado (o no). Se puede emplear un enfoque similar para ayudar a los estudiantes a entender la forma en que ocurre la resolución de problemas científicos y matemáticos. Al impartir la enseñanza de esta manera, los estudiantes se percatan de que a medida que encuentran nuevos libros, nuevas situaciones cívicas y nuevos procesos, podrán aplicar estrategias para mejorar su aprendizaje y desempeño, lo que les permitirá progresar aún más.

Aplicaciones prácticas[editar | editar código]

  • Pregunte a sus alumnos cómo hacen para tranquilizarse cuando están alterados; recuerde a sus alumnos la utilización de esta estrategia cuando se enfrenten a situaciones frustrantes o difíciles, o bien, enséñeles una estrategia de auto-relajación.
  • Haga que sus alumnos fijen objetivos que se relacionen con procedimientos para mejorar el desempeño en áreas de estudio o enseñanza en particular, y enseñe cómo éstas pueden ser una contribución para el salón de clases.
  • Imparta estrategias de resolución de problemas en asignaturas como literatura, historia o historia universal que utilicen marcos como los que se señalan en los siguientes ejemplos relacionados.

Este es un ejemplo que puede utilizarse en la asignatura de historia y que puede adaptarse fácilmente en un debate sobre historia contemporánea.

Pensemos en acontecimientos históricos importantes

  • ¿Cuál es el acontecimiento histórico que tienes en mente? ¿Cuándo y dónde sucedió? Plantea verbalmente el acontecimiento como un problema, opción o decisión.
  • ¿Qué pueblo o grupos tuvieron que ver en el problema? ¿Cómo fueron sus impresiones? ¿Cuáles fueron sus puntos de vista respecto al problema?
  • ¿Qué era lo que este pueblo o grupo quería que sucediera? Trata de plantear sus objetivos en palabras.
  • Para cada persona o grupo, nombra diferentes opciones o soluciones al problema que ellos hayan pensado que les ayudaría a alcanzar sus objetivos.
  • Para cada opción o solución, imagina todas las cosas que podrían haber ocurrido después. Visualiza las consecuencias de largo y corto plazos.
  • ¿Cuáles fueron las decisiones finales? ¿Cómo se realizaron? ¿Por qué? ¿Estás de acuerdo? Sí, no, ¿por qué?
  • ¿Cómo se llevó a cabo la solución? ¿Cuál fue el plan? ¿Cuáles fueron los obstáculos que se encontraron? ¿Fue óptima la solución al problema? ¿Por qué?
  • Piensa, ¿por cuál solución habrías optado tú? ¿Por qué?

A continuación se ofrece un ejemplo que puede emplearse en la lectura de historia en primaria. Se puede combinar con elementos del marco de la asignatura de historia para dar un mayor grado de dificultad a medida que los alumnos crecen.

  • Voy a escribir acerca del personaje...
  • El problema de mi personaje es...
  • ¿Cómo se metió tu personaje en el problema?
  • ¿Cómo se siente el personaje?
  • ¿Qué es lo que le personaje quiere que suceda?
  • ¿Cuáles son los recursos con los que cuenta el personaje para que suceda lo que él quiere?
  • ¿Qué preguntas te gustaría formular al personaje que escogiste, a otro o al autor?

Referencias[editar | editar código]

  1. Cohen, J., ed. (1999). Educating minds and hearts: social emotional learning and the passage into adolescence. New York, NY, Teachers College Press.
  2. Elias, M.J., et al. (1997). Promoting social and emotional learning: guidelines for educators. Alexandria, VA, Association for Supervision and Curriculum Development.
  3. Elias, M.J.; Tobias, S.E. (1996). Social problem solving interventions in the schools: curriculum materials for educators. Distribuido por National Professional Resources: www.nprinc.com.
  4. Pasi, R. (2001). Higher expectations: promoting social emotional learning and academic achievement in your school. New York, NY, Teachers College Press.
  5. Topping, K.J.; Bremner, W.G. (1998). Promoting social competence: practice and resources guide. Edinburgh, UK, Scottish Office Education and Industry Department.

Conjunto de acciones (formas de actuar o de resolver tareas), con un orden, plan o pasos, para conseguir un determinado fin o meta. Se trata de saber hacer cosas, aplicar o actuar de manera ordenada para solucionar problemas, satisfacer propósitos o conseguir objetivos. Forman los contenidos procedimentales.

Término introducido por Le Boterf, entendido como los conocimientos, procedimientos y actitudes que es preciso emplear para resolver una situación. Unos son recursos internos, que posee la persona, tales como conocimientos, procedimientos y actitudes; otros son externos, como todo aquello (ordenador, diccionario, compañero, etc.) a lo que se puede acudir para resolver exitosamente una situación.