El lenguaje en la comunicación social

De CNB
Saltar a: navegación, buscar
El habla construye estructuras sociales.

Resultados de la investigación[editar | editar código]

Los hijos de madres jóvenes de escasos recursos con frecuencia viven factores de riesgo que conducen a resultados educativos pobres. El factor de riesgo de destrezas escasas para el lenguaje y la comunicación está vinculado con comportamientos agresivos. Los niños menos favorecidos entienden menos palabras que los niños más favorecidos. Debido a que no han sido expuestos a ellas, no consiguen entender los mensajes. Cada vez que no se logra entender un mensaje ni resolver un conflicto con el lenguaje, el niño pierde confianza, motivación e interés. En algunos contextos con recursos limitados, esto puede suceder muchas veces al día. En este tipo de escenarios, los niños tienen problemas para resolver conflictos verbalmente, por lo que recurren a la agresión física o al aislamiento.

¿Cómo prevenir comportamientos agresivos? Una manera de comenzar este proceso es asegurarse de que todos los niños posean buenas destrezas de comunicación al ingresar a primaria. El lenguaje y la comunicación se interrelacionan con el desarrollo socio-emocional en los primeros cuatro años de vida. La habilidad para comunicarse es un elemento importante para regular las emociones. Los niños con pocas destrezas de comunicación utilizan mucho más respuestas no verbales que los niños con destrezas normales del lenguaje. El desarrollo de las destrezas de lenguaje y de comunicación es un primer paso muy importante para prevenir comportamientos violentos y agresivos.

Los niños desarrollan, mediante su comunicación en las primeras etapas de la vida, una conciencia de su habilidad para influir en los comportamientos y acciones de los demás. Los niños con dificultades de comunicación frecuentemente tienen dificultades para interactuar socialmente en etapas tan tempranas como el nivel preescolar.

Varios investigadores han examinado la manera típica en que los maestros de preescolar estimulan las destrezas del lenguaje en sus salones de clase y encontraron una baja frecuencia en la cantidad y complejidad de acciones reducidas. La cantidad de exposición al lenguaje en los salones de clase de nivel preescolar tiene relación con el tamaño del grupo, el nivel educativo del maestro y los tipos de actividades realizadas en los salones. Los maestros de preescolar algunas veces enfrentan dificultades para cambiar de un lenguaje direccional y demandante a estilos indirectos que fomentan la atención y las destrezas para escuchar. Con frecuencia se concentran en provocar una respuesta oral memorística, en vez de respuestas integrales y reflexionadas que ayuden a los niños a construir conceptos basados en experiencias y esquemas de vocabulario. Los maestros de preescolar no cuentan con herramientas que les sirvan de referencia para individualizar e incluir a cada niño en actividades de construcción de lenguaje, o regular su propio uso de preguntas abiertas. Ayudar de forma deliberada a los maestros a enriquecer las destrezas de lenguaje de niños en riesgo, propicia mejores destrezas sociales para resolver problemas.

Funciones de los padres o educadores[editar | editar código]

Las destrezas de lenguaje que promueven la comunicación social incluyen:

  • Mejorar la manera en que los niños entienden los cambios de significado de las palabras dependiendo del contexto y la situación.
  • Desarrollar mejores destrezas para hablar con ellos mismos.
  • Aumentar en los niños la capacidad de espera, mediante la reflexión (hablar ellos mismos) antes de actuar impulsivamente.
  • Reducir la presión propiciando acciones sistemáticas y consistentes.
  • Incluir rimas e historias tradicionales y culturalmente apropiadas que fomenten la cooperación, así como demostraciones de comportamientos socialmente apropiados e inapropiados.
  • Aumentar la frecuencia de negociaciones entre los niños.
  • Utilizar el lenguaje como un mediador social.

Los padres y maestros que pueden proporcionar a los niños un lenguaje para la mediación y la solución de problemas les brindan las herramientas para una comunicación eficaz a nivel social.

Término introducido por Le Boterf, entendido como los conocimientos, procedimientos y actitudes que es preciso emplear para resolver una situación. Unos son recursos internos, que posee la persona, tales como conocimientos, procedimientos y actitudes; otros son externos, como todo aquello (ordenador, diccionario, compañero, etc.) a lo que se puede acudir para resolver exitosamente una situación.

Conjunto de sonidos articulados con que el hombre manifiesta lo que piensa o siente (DRAE). Facultad que sirve para establecer comunicación en un entorno social, se le considera como un instrumento del pensamiento para representar, categorizar y comprender la realidad, regular la conducta propia y de alguna manera, influir en los demás.

Sistema social para expresar ideas y manifestarlas al prójimo. Este sistema existe dentro de un entorno social (sistema social) y un sistema lingüístico (ejemplos son el español, francés, k’iche’, kaqchikel, etc.) Tienen que existir ambos sistemas para que pueda existir la comunicación.

Capacidad o destreza para hacer algo bien o con facilidad.

Capacidad de producir una palabra específica para un significado o la habilidad de comprender palabras.

Término utilizado, a menudo, como un saber hacer. Se suele aceptar que, por orden creciente, en primer lugar estaría la habilidad, en segundo lugar la capacidad, y la competencia se situaría a un nivel superior e integrador. Capacidad es, en principio, la aptitud para hacer algo. Todo un conjunto de verbos en infinitivo expresan capacidades (analizar, comparar, clasificar, etc.), que se manifiestan a través de determinados contenidos (analizar algo, comparar cosas, clasificar objetos, etc.). Por eso son, en gran medida, transversales, susceptibles de ser empleadas con distintos contenidos. Una competencia moviliza diferentes capacidades y diferentes contenidos en una situación. La competencia es una capacidad compleja, distinta de un saber rutinario o de mera aplicación.